23 de septiembre de 2008

EL JUEGO Y LA GALLINA



Aportando sustancia para la confusión conceptual que existe en varios temas futbolísticos, el diario Olé publicó esta encuesta.


APERTURA

¿Qué es lo que le falta a River en este arranque del torneo?

* Huevos(7932)51.4%


* Juego(7486)48.6%


Los resultados no son sorprendentes. Existe una vieja ley estadística que dice que si a la gente se le pregunta algo que no sabe y se le dan dos opciones, la mitad elegirá una de las opciones y la otra mitad elegirá la otra.


O sea, o bien podemos interpretar que una mitad de la gente creé que a River le faltan huevos y la otra mitad que le falta juego, o bien podemos concluir que la encuesta está mal diseñada por lo que la gente elige indistintamente una u otra opción.


No es mi intención apabullarlos con conceptos estadísticos (eso lo sufren mis alumnos) sino tratar de plantear mi punto de vista ante la estúpida discusión y dicotomía entre juego y huevos.


Poner al mismo nivel (Como hace Olé) dos conceptos como huevos y juego es una irresponsabilidad, más digna de un irracional de tablón que del medio periodístico más importante de Argentino (que, debo admitirlo, tiene éxito debido a su lenguaje de tablón).


El fútbol es un juego, lo juegan los jugadores.


Es condición necesaria (aunque a veces no suficiente) saber jugar para ganar un partido, o un campeonato. Los huevos son parte del juego, una parte fundamental, pero son una parte, lamentablemente no puede separarse del juego, porque los huevos por sí solos no son nada, ni sirven para nada.


Podemos hacer un paralelismo si pensamos en un bife de chorizo, el juego podría ser la carne y los huevos la sal. El bife de chorizo queda mucho más rico con sal que sin sal (sin dudas) pero no podemos poner al mismo nivel a la carne y a la sal.


Si no tenemos carne, nada podrá hacer la sal para lograr un buen bife chorizo, si la carne es mala pasa lo mismo, no la mejoraremos a fuerza de sal.


Obviamente también es feo el bife sin sal, pero no podemos decir que la sal y la carne son igualmente importantes para disfrutar de este clásico argentino.

Simeone maneja muy bien el tema mediático, y con su aseveración se saca presión y responsabilidades, e intenta tocar el orgullo de los dormidos jugadores.


Pero la realidad es otra, River juega mal, a veces muy mal, y lo poco que demostró en los últimos partidos (25 min. contra Arsenal) se debió más a empuje y a ganas que a buen juego.


El huevo nunca es protagonista.


Si miramos la parte alta de todas las ligas del mundo veremos que son lugares ocupados por equipos que juegan bien (a su estilo) y que de los huevos nadie se acuerda (cómo cuando comemos un buen bife). Es cierto que se puede ganar un partido con huevos y que se puede perder un partido por no tenerlos, pero el fútbol no se reduce a eso. ¿Alguien habla hoy de los huevos de San Lorenzo? Obviamente no, porque juegan bien.


Respeto a Simeone y estoy seguro que lo que dice no es lo que siente, el más que nadie sabe que los títulos los ganan los que juegan bien.


Lo máximo que podemos lograr solo con huevos es un Danilo Gerlo, en cambio con juego podemos generar un Riquelme.


Soy de River, pero no quiero 11 Gerlos...


Juan Pablo Serra

8 comentarios:

NoTe dijo...

Totalmente de acuerdo. Acá falta fútbol y basta de cambios sin sentido. Saludos!

Devo dijo...

Habria que decirle a Simeone que para con los inventos, que habria que ganar de vez en cuando. No se puede vivir del recuerdo.

Un saludo!

Devo

El Balón Europeo

nico dijo...

Gran post, transcribo absolutamente tus palabras.
Un saludo.

www.dalepelota.blogspot.com

Alberto Colombo dijo...

La gente cuando va a la cancha ( y mas aun si es de River ) no va con la esperanza de ver como sus jugadores se tiran a los pies o por como traban en una pelota dividida...

Van a ver futbol, goles , buen juego.... siempre cuando la cosa anda mal se reclaman " huevos " como ultima instancia... nunca vi a un equipo que al minuto de comenzar un partido le reclamen " huevos " para definirlo.

El problema de River es carecer de dirigencia seria y honesta, carecer de tecnico y carecer de un plantel de acuerdo a su rica historia....

Todo eso le hace falta , no le hacen falta huevos-


Un abrazo millonario

Esferico Balon dijo...

De acuerdo, sin dudas, esta confundido el Cholo, un lástima

RICARDO MARÍNGOLO dijo...

Pablo: gracias por pasar por mi blog, tu página esta buena y ya la agregue a mis favoritos, espero que pases por mi blog academico bastante seguido. Y necesitas algún dato te lo paso.

Ricardo Alberto Maríngolo Entrena.
ric_maringolo@hotmail.com
www.academiadeemociones.blogspot.com

RICARDO MARÍNGOLO dijo...

Pablo: muy buena la pagina, ya la puse en mis favoritos. Espero que pases más seguido por mi blog, y espero que te haya buscado.

Ricardo Alberto Maríngolo Entrena
ric_maringolo@hotmail.com
www.academiadeemociones.blogspot.com

Anónimo dijo...

Déjeme que sea aboga del diablo, enmascarado bajo el cartel de periódico deportivo, o mejor aún, déjeme vagar con usted sobre esa encuesta.

Déjeme pensar que es solo una jugarreta del autor, para esconder el verdadero sentido de la pregunta, digamos, por ejemplo que la palabra escondida fuese “actitud”. Que el interrogante se vertía sobre si al conjunto millonario le falta actitud o le falta juego.

Seguiría plasmándose esa ley estadística a la que hace referencia? Cierto es, y como bien lo resalta, que el juego, es para jugadores. Pero preferimos un equipo de jugadores o uno de jugadores con actitud?. Otro día si quiere entramos en un juego semántico y nos perdemos en buscar una definición futbolera que seguramente nos discurriría, entre carácter, talante, estilo, clase, etc.

Pero bien reformulada, esa falsa pregunta, los resultados bien podrían ser otros, y tomando prestado su ejemplo, la actitud no puede ser la sal, como en su caso, que es un bien por si mismo, y como bien sabe, los bienes no son complementarios o sustitutivos por naturaleza sino por la utilidad del consumidor...seguro que lo escucho en algún aula de economía.

La actitud bien podría ser la grasa, del bife, o mejor aún, el punto de cocción, subjetivos todos al paladar del consumidor.

Por lo tanto el Bife, como el conjunto deportivo, podrían estar en estados óptimos, pero su interacción con el medio para el bife (cocción) y para los futbolistas (actitud ante los rivales) podría traer acarreados utilidades bien diferentes para los consumidores, sin tener que involucrar otros bienes.

Interesante post,…
Fitoussi