29 de agosto de 2010

APERTURA 2010: UN FALCÓN MUY EFECTIVO

Por Martín Rudistein



La intención era repetir lo hecho ante Boca, y parecía que se podía, San Lorenzo tenía la pelota (más y mejor que Boca) y el Albo estaba parado de forma similar al domingo pasado pero se lo notaba bastante más atrasado en el campo.

Los de Ramón igualmente casi no tuvieron claras en el primer tiempo, salvo algún que otro centro de Aureliano Torres y a los de Pepe Romero les pasó lo mismo que contra Racing, en sus 15 minutos de tenencia de pelota y presión (de los 30 a 45), tuvo 3 muy claras y no las aprovechó. La de Vella, mano a mano, que rebota en Meza y se va al córner (a nosotros nunca nos pasa que rebota y entra), el tiro libre de Ereros que dio en el travesaño y los dos cabezazos de Perea.

Y como en la primer fecha, en la primera jugada que tuvo San Lorenzo, nos agarra a contramano a toda la defensa y Menseguez abre el marcador con una gran definición (olvidate, el único gol en el semestre del delantero, el martes se desgarra en el entrenamiento). Los de Bajo Flores empezaron a apretar y aparecieron los defectos de este 4-4-2, que no sabe que hacer cuando empieza perdiendo, porque esta táctica es para esperar y salir de contra, no para buscar un resultado y eso, cuando no sale como se espera, se nota.

Encima 5 minutos después del gol lo echan al Cabezón Sánchez, por una falta que era amarilla, pero su primera no lo había sido. Tras una serie de centros, a los 22 del ST, cabeceó solo Pereyra y 2 a 0. La jugada inmediatamente siguiente encaró Ereros y lo bajaron en el área, penal y gol de Matos. Y ahí es cuando se equivoca pepe, porque perdido por perdido, tendría que haber puesto al chino Zárate o Fabbiani por Vella, que no anduvo bien y estuvo perdido.

Y para colmo, faltando 10, Soto se hace echar tontamente agarrando de la camiseta a Rivero y en ese tiro libre viene el gol de Tula y partido cerrado.

Solo quedaba esperar el final del partido y pensar en como reemplazar a 2 jugadores claves en el partido importante de la semana que viene con Olimpo.

Nos queda la misma lección que con Racing, si tenés 2 o 3 claras tenés que meter si o si un gol, porque cualquier distracción o pequeño error tuyo te la mandan a guardar, pero hay que aprenderlo ahora mismo así no tengo que repetirlo más.

PD: no nos quejemos del arbitraje, el partido lo perdimos en gran parte nosotros, lo de Baliño no fue malo, pero quizás le podría haber mostrado la segunda tarjeta amarilla a Romagnoli o a Torres por sendas patadas en el ST, pero no influyó en el resultado.


No hay comentarios: