11 de septiembre de 2010

A 70 MINUTOS DE LA GLORIA

Por Santiago Ludueña



Las Leonas se clasificaron a su quinta final mundialista de la historia, tras vencer 2 a 1 al seleccionado alemán. Ahora se enfrentarán en la final a Holanda, que llegó a la instancia decisiva con mucha angustia.

A falta de básquet, bueno es el hockey. Después del trago amargo que significo el show del triple de los lituanos, Las Leonas no iban a permitir otra desazón más. Pero enfrente, tenían a un, no se si poderoso, pero sí respetable seleccionado teutón. El partido comenzó con tres ocasiones claras de gol de Argentina: una de Lucha Aymar, y las restantes por parte de Noel Barrionuevo. Luego, Belén Succi se manda la atajada de su vida tirándose, cual arquera de fúbol, para evitar que sea gol el remate de Janne Müller-Wieland. Mariela Scarone y Mariana Rossi, más tarde, tuvieron sus chances, ambas desperdiciadas. Pero a nueve minutos del final del primer período, llegó el primer gol de Lucha Aymar, que llevó su sello: eludió a una defensora y, casi sola contra el mundo, tiró hacia el arco y entró.

Después del gol de la 8, hubo más ocasiones de la albiceleste, hechas por D’elía, Aymar, Rossi, Rebecchi, y Russo. Y también una zambullida providencial de Succi cuando una delantera alemana iba rumbo al empate. Pero casi un tiempo después del primer gol, llega una jugada de Sole García (ojalá pueda mojar en 2 días), remata al arco, tapa la arquera, pero Rosario Lucchetti se tira para poder empujar la bocha al arco, y lo logra. 2 a 0. Partido casi liquidado. No obstante después de poner la bocha “en el freezer”, Argentina pierde la bocha, y se genera un contraataque rival que se termina en gol. Eso fue a 2 minutos del final. Y esos dos minutos fueron de los más largos de la historia del hockey argentino. Pero cuando sonó la corneta, estalló el mundialista de Rosario. Otra vez finalistas. Y, tal como lo imaginábamos y soñábamos, jugamos contra Holanda, que, después de pasar la fase inicial sin despeinarse, sufrió más de la cuenta ante Inglaterra (¿se viene una nueva potencia?), y ganó por penales. Pero no hay que decir nada. No compren champagne, ni fuegos artificiales. Porque la verdad de la milanesa se conocerá dentro de dos días, a las 19:30.


No hay comentarios: