1 de septiembre de 2010

UN TRIUNFO LUCHADO

Por Santiago Ludueña



Las Leonas volvieron a ganar, esta vez por 1 a 0. Y frente a Corea del Sur, un rival que tiene como bandera la defensa. Pero se sobrepusieron a esa adversidad, y gracias a una jugada magistral que hizo Luciana Aymar para que Carla Rebecchi defina, terminaron llevándose el encuentro.

En el primer tiempo hubo tres situaciones claras de gol: dos argentinas, y una coreana, todas provenientes de corners cortos. En todas ellas, las arqueras Young Hui Moon (Corea) y Belén Succi (Argentina) evitaron la caída de sus respectivas vallas. Sobre el final, llegó la gran polémica: a Aymar le cometieron falta, pero, después de que la encargada el video ref (si, si, el hockey, que es tan dinámico como el fútbol, lo tiene) analice, se decidió no cobrar nada. Si, si, hasta el factor tecnológico se puede equivocar.

En el segundo tiempo siguió la férrea marca coreana, con lo cual las únicas chances llegaron mediante corner corto, o alguna que otra genialidad de Soledad García, una de las figuras del partido. Pero en el minuto 11, Aymar, indudablemente la jugadora más marcada, como no podía ser de otra forma, corrió como 40 metros, y se sacó de encima a dos rivales, y le metió el pase a Rebecchi. No pudo hacerlo en primer término, pero pudo capturar el rebote corto de Moon y, en el segundo intento no falló. Los presentes en el estadio (los argentinos, claro, porque hubo varios coreanos que estuvieron allí –no vale decir que cerraron el super-) respiraron aliviados. No obstante, las coreanas, las pocas veces que atacaron lo hicieron con peligro. Pero allí estuvo Succi, rememorando las viejas épocas de Mariela Antoniska, atajando todas. Salvo una, en la que Claudia Burkart, sacó la papa que estaba ardiendo, y permitió que el marcador siguiese en 0 para las visitantes.

Cuando terminó el partido, el alivio fue grande. Fue uno de los partidos más difíciles hasta el momento del Mundial. Ahora se viene España. Parafraseando a Juan Pablo Varsky, hoy en Turquía cubriendo el otro mundial, se rumorea que en el viaje de vuelta, las coreanas dejaron libres las primeras diez filas. Les gusta ir todas agrupadas de atrás, como en la cancha.


No hay comentarios: