30 de noviembre de 2010

APERTURA 2010: POR UNA CABEZA Y UN ARQUERO GIGANTE

Por Matías Antonelli


Olimpo perdió otra chance de salir de la zona de descenso directo, cayó ante River en el Monumental por 1-0, con gol de Román, y una actuación determinante del “1” local, Juan Pablo Carrizo.

El trámite del encuentro parecía controlado por los aurinegros, aunque no manipulaba el balón, tampoco padecía a un River brillante, que solo había conseguido un remate cruzado de Pavone. Jugada que Galván copiaría minutos después en el arco de enfrente. Hasta que los “millonarios” lograron aprovecharse del mayor defecto del conjunto bahíense, en un tiro de esquina enviado por Lamela, el defensor central Román se anticipo a todos en el primer palo y con un cabezazo cruzado marcó el único tanto del encuentro.

Los dirigidos por De Felippe parecieron perder toda concentración y le entregó por completo el control del partido a River, que a través de Lamela, Pereyra, y algunas apariciones de Ortega complementándose con estos dos, pudo haber estirado la ventaja, pero allí el que apareció fue Tombolini.

El técnico visitante decidió en el entretiempo cambiar el dibujo táctico, ingresó Rolle por Brum, pasando a jugar con un enganche en lugar del doble 5, lo que le cambió la cara a su equipo, dándole más vértigo a los ataques y siendo el conductor y generador de juego, River no fue el mismo de los minutos siguientes a marcar el gol, lo que favoreció a Olimpo para ir en busca del empate, también ingresaron Delorte y Bareiro, en lugar de Furch y Salom, lo que le dio frescura a la delantera aurinegra. Pero allí fue cuando apareció la figura de Carrizo, acostumbrado a ser el gran salvador, primero tapó un mano a mano a Furch, se quedó con remates enviados desde fuera del área, y la más destacada fue la que le tapó al paraguayo Bareiro dentro del área en tiempo adicionado, poniendo todo su cuerpo para evitar el empate.

Tal vez sin Carrizo demostrando un gran nivel, Olimpo se hubiera traído un empate; que mereció, donde el local terminó pidiendo la hora, haciendo tiempo y escondiendo las pelotas, lo que demostró la importancia que tenía el partido.

Borrón y cuenta nueva, se viene Arsenal el miércoles, Olimpo debe ganar los dos encuentros que le quedan de local si sueña seguir en primera y no llegar con las soga ajustada al cuello, porque solo se la fue poniendo y de a poco se la va ajustando.

No hay comentarios: