17 de noviembre de 2010

LUNES EN DEPORTEA: JORGE GRIFFA

Por Gastón del Torto


Jorge Griffa, quien actualmente está viviendo su segundo ciclo como Director General del Departamento de Fútbol Amateur de Boca (también estuvo entre 1996 y 2004), confirmó, ayer en el Paseo la Plaza, que los formadores ya no existen y también explicó como deben llevar a cabo los chicos el paso de juveniles a profesionales.

Extenso e importante es el currículum que posee el santafesino oriundo de Casilda. Ya desde su primera experiencia en 1972 en Newells aparecen nombres rutilantes como los de Eduardo Berizzo, Gabriel Heinze, Jorge Valdano o Américo Gallego. Todos ellos promovidos a primera división por “El maestro” Griffa. Lo mismo sucedió en Boca donde surgieron Carlos Tevez, Nicolás Burdisso y Fernando Gago, entre otros.

Pero esta profesión que lleva y llevó a cabo durante tantos años, poco a poco se empieza es esfumar. Cada vez existen menos personas capacitadas en el crecimiento de los chicos para que luego éstos lleguen a ser profesional. Es poca la gente interesada en las divisiones juveniles y Griffa explica porqué: “El formador desapareció debido a que todos quieren estar con los mayores, para hacerse conocidos y para ganar más plata. Yo estuve 23 años en Newells perdiendo plata de mi bolsillo”.

Sin embargo reconoce que el proceso no es sencillo ni veloz, como el fútbol Argentino pretende: “En la escuela infantil los chicos tiene que estar entre 8 y 10 años. Luego, en la juvenil, deben pasar por lo menos 4 o 5 años más”, sentenció. A su vez, reconoció que “la edad de confirmación de los chicos es entre los 20 y 24 años. Cuando tiene menos posibilidad de fracasar”. Bastante lejos de lo que marca la realidad donde muchos jóvenes, a esa edad, ya emigran a los distintos clubes de Europa, por caso Gonzalo Higuaín quien se fue con 19 años al Real Madrid o Sergio Agüero que con 18 fue transferido al Atlético de la misma ciudad.

También confesó, que en su primera etapa en Boca, probó alrededor de 30.000 chicos por año, así explica su forma de evaluarlos: “Lo que se busca es el jugador ideal, para ello el chico tiene que tener técnica y temperamento, inteligencia, fuerza y coordinación, velocidad física y mental y equilibro psicológico. A partir de estas características se realiza un balance de cuales de estos puntos tiene y cuales no”. Aunque aseguró que deben comprender con creces los fundamentos del fútbol: “El pase, la recepción, la conducción, el cabeceo y el tiro al arco”.

Con respecto a aquellos que dicen que es mejor que los chicos no compitan, él contestó: “Si no compite no crece. La idea no es obligarlo a ganar porque así se autopresiona sino enseñarle a ganar, estimularlo, guiarlo, marcarle el camino, para que en su momento pueda brindar el 100% de sus capacidades”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

desde que llego a boca no deja de traer pibes de afuera,quiere que juegen los de el, pero aca ya habia en las inferiores chicos con mejores nivel y condiciones.