1 de diciembre de 2010

COSA E' MANDINGA

Por URBANO (desanimado, pero creyente de la Grandeza Canaya)


Es muy difícil explicar la situación de Central.

Estamos a 7 puntos del puntero y a 2 de zona de ascenso sin jugar absolutamente a nada.

Algunos dirán que nos favorecen los arbitrajes (en algún caso con razón), otros que tenemos suerte (obvio que tenemos suerte) y algún despistados dirá “las individualidades”.

En este punto quiero detenerme (los otros aspectos no merecen comentario porque son muy difíciles de demostrar).

¿En qué individualidades se puede sostener Central para justificar estar donde está?

¿Quién juega bien, aceptablemente bien, para sostener que gracias a eso sacamos resultados?

La defensa “de primera” que sostuvimos en casi todas la fechas jugadas (Broun, Chifzof, Valentini, Bragheri, Danelón) son un concierto de errores y pifias incompresibles en jugadores profesionales.

Los refuerzos de esa línea: ¡¡¡mamita!!! (Shafer, Pepino, el peruano Guizasola… un andar casi pornográfico, futbolísticamente hablando).

En el medio este probablemente la respuesta a todos los males: nadie sabe qué hacer con la pelota en los pies. Y nuestros jugadores de jerarquía para la divisional parece que no se adaptan a la misma: el Kily (impresentable en su juego), Zarif, Gómez y compañía es una banda desafinada que no puede tocar ni el feliz cumpleaños. No tenemos un solo jugador que haya promediado un 5 en todos los partidos jugados.

Arriba tenemos la mejor delantera del torneo. Tuvimos la desgracia de perder a Toledo (el de mejor rendimiento), pero Medina y Figueroa deben ser la envidia de cualquiera. Eso sí, para que hagan un gol tienen que encomendarse a Dios y María Santísima. Es increíble lo que erran, pero con lo poco que hacen nos dejan en una situación expectante.

¿Qué va a pasar? No sé.

Después de Ferro y Boca Unido se decía que peor no se podía jugar y con Unión superamos esa marca (y no perdimos). El partido que mejor jugamos nos comimos 4 y si bien Atlético Tucumán es el cómodo puntero de la categoría tampoco es el Manchester.

Faltan 2 fechas para terminar la primera rueda y el equipo no aparece y las individualidades tampoco, con eso nos alcanza para “estar ahí”.

Después vendrá el receso, algunos refuerzos y la pretemporada. Solo me queda una pregunta: ¿Por qué Dios le da pan a los que no tienen dientes?.

No hay comentarios: