8 de diciembre de 2010

PREVIA DE LA FINAL DE LA SUDAMERICANA: INDEPENDIENTE VS GOIAS

Por Juan Cuccarese / @jcucca


Fue una semana difícil para el Rojo, de eso no hay dudas. Primero, por el cachetazo recibido en Brasil. Luego, porque quizás una victoria en el torneo local hubiera levantado los ánimos, pero solo se consiguió un empate. Pero de todas formas, también hubo un cierto optimismo rondando por Avellaneda. A las declaraciones post-partido en las cuales Tuzzio y el Turco afirmaron que era un resultado que se iba a revertir, se le sumo una genial idea de parte de la directiva de Independiente: abrir el estadio para la última práctica del conjunto antes de la final, para recibir el apoyo de sus hinchas.

El apoyo de la gente del Rojo en esta campaña copera fue incondicional, al punto de que las entradas se agotaron nuevamente y se preveen unos 40 mil hinchas locales para copar el Libertadores de America.

Desde el lado de Goiás, pareciera que hay mas palabrerío y nerviosismo general que el que debería reinar en Avellaneda teniendo en cuenta la ventaja. Su goleador Moura afirmó que estaban preocupados por la seguridad y por los ya conocidos (folklore futbolero, no queda otra que aceptarlos) truquitos de vestuario. En cuanto a lo de la seguridad, decidió abordar el tema en base a los problemas que hubo entre la gente y la Policía en Goiania. Uno de los directivos, Marcelo Segurado, decidió redoblar la apuesta y salió con los botines de punta apuntando al Rojo: “Ellos quieren crear un clima de guerra, hostil. Están acostumbrados a hacer eso, quieren intimidarnos”.

El turco Mohamed decidió tomar distancia de estas declaraciones, y se despachó con un “yo solo hablo de fútbol”. Luego comentó que deben concentrarse en remontar el resultado y no entrar en los juegos previos al partido, y también hablo sobre la entrada de sus hinchas al entrenamiento, afirmando que le parecía una buena idea y los jugadores se mostraron bien ante la propuesta.

Sin lugar a dudas, una semana hot para un partido que realmente promete miles de emociones, como debe ser en una final de copa. Independiente debe revertir una desventaja de dos (desafortunados) goles ante un rival que parece agrandarse en calidad de visitante (lleva tres ganados y uno perdido) y que puede salir tranquilo, confiando en su ventaja. El Rojo deberá hacerle sentir el apoyo de la gente, deberá hacerle sentir el infierno de Avellaneda.

Solo restará esperar, y rogar por un partido en paz y sin violencia. Por un partido entretenido, digno de una final. Y, por que no, por un partido en el cual el Rojo demuestre porque llegó a esta instancia y porque tiene la mística copera de aquellos tiempos lejanos, que ahora parecen estar a la vuelta de la esquina.


video del banderazo vía Infierno Rojo



No hay comentarios: