24 de enero de 2011

DEBATE: ¿VALE LA PENA SER DEMASIADO FUTBOLEROS?

Por Santiago Ludueña / @santi_luduenia

Este post lo iba a escribir el año pasado, pero lo dejé en stand by. No obstante, la muy buena actuación argentina en el Mundial de Hándbol me obligó a hacer este post, que espero que sirva como disparador para un futuro debate.

La pregunta me la estoy haciendo porque hay muchas cosas que me generan las actuaciones de los respectivos seleccionados argentinos, de lo que se habla en los medios, y también la comparación con otros países del mundo en ambos aspectos.

Aquí comenzamos: El año pasado tuvimos varios mundiales. Obviamente, el de mejor rendimiento fue el de hockey femenino, con aquel título logrado en Rosario. Aunque tampoco debemos olvidarnos del hockey sobre patines, también femenino, ya que también obtuvo el campeonato mundial. Tanto el fútbol como en básquet terminaron quintos. El vóley salió noveno. Y en los juegos olímpicos de invierno no sumamos medallas. Estos fueron los resultados más importantes del año que pasó. Ahora repasemos el interés de la gente, según la cantidad de búsquedas en Google, con los tres mejores torneos de Argentina (saqué el de hockey sobre patines porque sabía que eran pocos los interesados).

Acá las estadísticas son demoledoras: El punto más alto del básquet es un quinto del pináculo del fútbol. En tanto que Las Leonas tuvieron la mitad de adeptos que el equipo dirigido en aquel entonces por Sergio Hernández.

Ahora vamos por Estados Unidos, en donde no voy a comparar con el tema de la búsqueda en Google de los respectivos mundiales, pero sí con las mediciones de las transmisiones de las finales de ligas de sus respectivos deportes:

Super Bowl (Fútbol Americano): 45,0

Finales de la NBA (Básquet; Juego 7): 18,2

Serie Mundial (Beisbol; Juego 4): 9,0

Copa Stanley (Hockey sobre Hielo; Juego 6): 4,7

Más allá de la aplastante diferencia que sacó el fútbol americano, debemos decir que la cosa está más repartida allá. Lo que a mí me sorprende es que el beisbol tenga una medición tan baja. De hecho, fue superada por la NBA.

Volvamos a las mediciones de interés de Google, y nos vamos al vecino Brasil, en donde compararemos el Mundial de Sudáfrica, el de Turquía y el de Italia.

Allí está todo más repartido, ya que el interés por el Voley (fueron campeones mundiales el año pasado) superó la mitad del interés por el fútbol. Y además, el Básquet (quedaron eliminados en octavos de final en manos de Argentina) también alcanzó el 50%.

A mí me hubiese gustado hacer la comparación en Serbia, que tuvo destacadas actuaciones en Básquet y en Voley (semifinalista en ambos). Pero no estaba disponible la búsqueda en el país balcánico.

Pero los resultados sobre Brasil nos bastan para ver que ellos, a pesar de ser futboleros hasta la médula, también le dan importancia a los otros deportes. Tomemos como ejemplo los últimos Juegos Olímpicos: Ellos tuvieron 277 atletas, nosotros la mitad. Ellos estuvieron en 24 deportes, nosotros en 19. Y ellos obtuvieron 15 medallas (3 oros, 4 platas y 8 bronces), y nosotros 6 (2 oros y 4 bronces).

Obviamente, es imposible cambiar la mentalidad futbolera de un país. No pretendo que el fútbol sea desterrado. De hecho, si llegasen a prohibir este deporte me pondría realmente triste. Pero sí que promocionen a los demás. No quiero que la gente se acuerde que existen otros deportes solo en los mundiales o Juegos Olímpicos. Me gustaría que los chicos del hándbol sigan jugando en el Luna Park, o vayan a algún otro estadio (sea el Aldo Cantoni de San Juan, el Orfeo Superdomo cordobés, el Delmi salteño, o algún otro). Que la gran mayoría sepa de donde viene cada una de las Leonas. Que la Liga Nacional de Básquet tenga más regularidad económica, y apueste también a desarrollar a los pibes. Mismo caso para la Liga Argentina de Voley. Que los diarios hablen no solo de pelotas número 5 redondas. Es difícil, pero no imposible.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Brasil tiene diez veces mas la población de Argentina, un detalle nomas

Nico García dijo...

Llevas toda la razón. Se debe de hablar de todo.
Saludos desde La Escuadra de Mago