20 de febrero de 2011

AYER PERROS, HOY ÍDOLOS

Por Juan Cuccarese
En esta segunda fecha, había mucha emoción en torno al Cilindro de Avellaneda. Se enfrentaban Racing (quien venía de ganar la primera fecha) y Boca (quien había sufrido una desastrosa derrota de local) sin presentar a sus máximas figuras, Giovanni Moreno y Juan Román Riquelme.

El partido arrancaba muy peleado, y fue así durante los primeros 10 minutos; un partido aburrido, muy trabado y jugado en media cancha. A los 10, Respuela sacó un cabezazo excelente que García logró despejar hacia el corner. Acto seguido, de ese corner, Aveldaño sacó otro cabezazo increíble y García se quedó con la pelota. Racing avisaba, y García comenzaba a sentirse seguro.

Tres minutos después, Caruzzo cabeceó muy bien un centro pero la pelota rebotó en Colazo. Acto seguido, Palermo alcanzó esa pelota y disparó, cuando De Olivera salvó a Racing. El partido parecía ponerse un poco más interesante.

Luego de esta ocasión, siguió todo muy estático, hasta que a los 23 minutos Lugüercio cabeceó un tiro libre en forma de centro y García salvó otra pelota impresionante. De a poco se iba convirtiendo en la figura del encuentro.

A los 32 minutos, Mouche sacó un disparo desde la izquierda que De Olivera alcanzó a manotear pero la pelota siguió su curso hacia el arco; y esta vez fue Aveldaño quien salvó a la Academia desviando la pelota en la línea del arco. Así moría el primer tiempo, pocas llegadas y un partido aburrido en Avellaneda.

Ambos equipos salían al segundo tiempo con la ilusión de remontar juego y demostrar que podían crear muchas más situaciones que en la primera mitad. Boca fue quien golpeó primero, ya que a los 2 minutos del ST, García sacó desde el arco y la pelota tomó una velocidad y una trayectoria envidiable; y cayó en los pies de Pablo Mouche, quien engancho y definió entre las piernas de De Olivera cuando este salía a achicar. Uno a cero, y Boca parecía envalentonarse con el gol.

Doce minutos más tarde, Boca consiguió un tiro libre cerca del arco Académico. Parecía ser Monzón el candidato perfecto para sacar un fierrazo al ángulo, pero quien sorprendió fue Somoza, disparando muy cerca del arco de Racing. Boca quería más, y Racing no reaccionaba.

Luego de esta chance, el partido se desdibujó totalmente y ninguno de los dos equipos volvió a crear peligro. Apenas a los 40, un pelotazo de Mouche que se fue desviado. Vale destacar que a los 44 del segundo tiempo, Rivero se fue expulsado y de esa falta; Teófilo Gutiérrez consiguió una chance que García pudo salvar.

Boca ganó, y quizás le sirva para impulsar la moral del equipo. Racing, por su parte, deberá pensar en esta derrota como un ejemplo para corregir errores.

Por último, García fue la figura del encuentro, salvando gran cantidad de veces al conjunto de La Ribera y corrigiendo la paupérrima actuación de la fecha anterior.

No hay comentarios: