30 de marzo de 2011

BLANCO Y CELESTE, PÁLIDO

Por Gastón del Torto / @g_deltorto

Con la ausencia de Lionel Messi por una sobrecarga muscular en el aductor derecho, Argentina empató 0-0 frente a Costa Rica, en la ciudad de San José, en un partido monótono y muy chato donde casi no hubo chances claras de gol.

Este fue el segundo partido en el “Nuevo Estadio Nacional”, tras la igualdad del fin de semana pasado entre el local y China (país que donó el dinero para la construcción del campo). En la tarde de hoy, los que presenciarían el partido en las tribunas recibieron la peor noticia. Finalmente Messi no jugó por una molestia y, a pedido del Barcelona, no Sergio Batista ni lo arriesgó. Incluso, el equipo catalán mandó un avión especial para que lleve al argentino a España inmediatamente después del encuentro para seguir con la recuperación allá. Pues mantienen las expectativas de que llegue al partido del sábado contra Villareal.

En esta ocasión, el entrenador local se inclinó por un equipo con mayoría de “suplentes”. Mariano Andujar, Gabriel Milito, Marco Rojo, Ever Banega y Javier Mascherano fueron los únicos titulares en los dos partidos. Por tal motivo, la falta de jugadores determinantes se sintió. Primero, porque Argentina jugó sin delanteros puntuales: Nicolás Gaitán, Javier Pastore y José Sosa fueron los pseudos – atacantes. Ninguno de ellos aferrado fielmente a la línea. Esto más la timidez de Marcos Angeleri (poca continuidad en el Sunderland inglés) y la inexperiencia de Rojo le negaron a sus compañeros la posibilidad de abrir la cancha. En consecuencia, el juego estuvo basado en la zona central del campo.

Sin embargo es inobjetable que la intención de Batista fue la misma, el concepto fue idéntico al del sábado pasado. Pero los intérpretes sin duda fueron distintos. Porque Gaitán no es Di María, Angeleri no es Zanetti, Pastore no es Lavezzi y definitivamente Sosa no es Messi. Realmente el equipo intentó, a partir de la posesión de la pelota, llegar al área tocando por abajo. Pero a la tenencia de balón hay que darle una razón de ser, sino termina siendo monótona e ineficaz.

Lejos de ser una escusa, también influyó la poca continuidad en sus clubes de la mayoría de los jugadores que, en algún momento, participaron del partido. O bien, el nivel de la liga en que juegan. Lo que sucede con Ezequiel Garay, Sosa y Angeleri (no juega desde el 8 de enero), en el primer caso, y con Biglia, Otamendi, Rojo, Belluschi, Salvio, Gaitán o Biglia, en el segundo.

De esta manera terminó el periplo de Argentina por el norte de América. Tras un excelente primer tiempo contra Estados Unidos, el equipo genera muchas expectativas. También por tener al mejor del mundo, verlo brillar cada fin de semana y esperar que algún día pueda hacer lo mismo con la camiseta de la selección. Por su parte, Batista sólo debe armar la lista de 23 jugadores que participarán de la Copa América en nuestro país. Aquellos que el primero de julio, alrededor de las 22, se presentarán en el Estadio Único de La Plata frente a conjunto boliviano.

No hay comentarios: