9 de mayo de 2011

DOS ASES EN LA MANGA

Por Juan Cuccarese

Por la decimotercera fecha del Torneo Clausura 2011, Boca debía visitar en el Diego Armando Maradona a Argentinos Juniors. El Bicho necesitaba los puntos para prenderse en el pelotón de arriba, y mantener su invicto de local; mientras que Boca necesitaba los tres puntos para encarar más tranquilo la semana previa al superclásico, y no despedirse aún de la lucha por el torneo.

Corría peligro el 9 Xeneize, ya que acumulaba cuatro tarjetas amarillas y en caso de ser amonestado se perdería el partido frente a River, por lo que debía cuidarse de cometer alguna falta innecesaria.

El partido comenzaba del lado de Boca, quien a los 3 minutos ya tendría su primera chance: Palermo saltaría a cabecear un centro y la pelota se marcharía apenas al lado del palo. Sin embargo, el Titán tendría su revancha tan sólo un minuto después, cuando tras una buena jugada de Pablo Mouche, cabeceara una pelota rechazada por Navarro, y la pelota pasara entre las piernas del portero para entrar pidiendo permiso. Boca arrancaba golpeando temprano, y a los cuatro minutos ya conseguía el 1 a 0.

Cuatro minutos más tarde, era el Bicho quien llegaría por intermedio de Berardo, quien, con una volea desde afuera, trataría de sorprender al Laucha, pero no conseguiría convertir.

Boca jugaba mucho mejor que el Bicho (de hecho, mostró uno de sus mejores primeros tiempos, sino el mejor, del torneo) y su recompensa llegaría a los 20 minutos. Una falta al borde del área (que el árbitro sancionó como foul, y no como jugada peligrosa, ridiculez que reclamarían los jugadores locales a instancias de Navarro) le permitió a Boca llegar al segundo gol. Román
armaría la barrera con algunos compañeros metidos entre los del Bicho, y Navarro cometería un error grosero al dejarlos sin nadie cubriendo por detrás. Tiro libre rasante de Román por debajo de sus compañeros, y el conjunto visitante facturaba nuevamente.

A los 25, Berardo sería nuevamente el encargado de inquietar a Falcioni, mediante un centro que casi se convierte en gol, pero el palo salvaría al Xeneize. Tan solo dos minutos después, Mouche desbordó en una contra, y le cedió un centro atrás a Palermo, quién reventó el travesaño local con su remate. El Bicho estaba mal, y le cedía todas las ventajas al conjunto de La Ribera.
Así, se terminarían las jugadas más claras del primer tiempo. Boca era infinitamente superior, pero no lograba ampliar la ventaja de dos goles y eso podría jugarle en contra en el segundo tiempo.

Apenas a los dos minutos del segundo tiempo, Hernandez tuvo una chance muy buena en el área Xeneize pero su remate se estrelló contra Colazo y se marchó afuera. En la siguiente jugada, sería el Laucha quien salvara a Boca tras un buen cabezazo de Berardo. El Bicho no se rendía e inquietaba a la gente de Boca.

A los 11, la chance para el Bicho llegaría por medio de Rius, pero Luchetti salvaría una vez más a Boca, convirtiéndose en uno de los jugadores más importantes para el Xeneize en el partido.

Tras esta posibilidad, el partido caería en un “pozo” hasta los 30 minutos, en donde se vendrían una seguidilla de chances; comenzando por un zurdazo de Hernandez desde afuera del área que se marcharía por encima del travesaño. Dos minutos después, Oberman lanzaría un centro que Vargas engancharía desde el piso, pero Caruzzo salvaría a Boca. En la contra, Mouche encaró al arquero del Bicho (estando solo Viatri, quien evidentemente no ejerce el mismo respeto que el Titán ya que tuvo dos chances en las cuales quedó solo pero no recibió el pase de Mouche primero, y el Pochi después) pero este salvó al conjunto local del 3 a 0. El partido moría y Boca casi aseguraba su victoria.

A los 46, la chance la tendría Niell, con una palomita que atenazaría el Laucha. Así, finalmente a los 48 el partido finalizaba y Boca volvía a conseguir una victoria importante. De cara al superclásico, con un Mouche desequilibrante, un Román que entiende el juego como nadie, y un Martín que nuevamente esta amigándose con el gol; Boca tiene muchas ilusiones de prenderse en la lucha por el torneo. Veremos que sucede la semana que viene cuando, desde las 16:00, se de una nueva edición del Superclásico argentino: Boca-River, River-Boca.

No hay comentarios: