26 de mayo de 2011

SANTOS Y UN PEQUEÑO PASO HACIA LA FINAL

Por Nicolás Cristoff / @nicocristoff

Santos recibió a Cerro porteño en el encuentro de ida correspondiente a una de las semifinales de la Copa Libertadores y con un solitario gol de Edu Dracena logró una ajustada pero valiosa victoria, trascendental para elevar sus opciones de clasificarse a la gran final del torneo.

El Pacaembú fue el escenario y en el marco de un encuentro parejo y en el que escaseó el buen juego, la gran diferencia la marcó Neymar, absolutamente desequilibrante con el balón en sus pies.

Aunque en un comienzo protestó enfáticamente y posteriormente dejó entrever nuevamente su clara tendencia a la simulación, el crack nacido en Sao Paulo se erigió en la figura excluyente de un equipo sin la imaginación de Ganso y necesitado de sus fantasías para contrarrestar el orden defensivo de Cerro.

Consciente de sus posibilidades, el cuadro paraguayo propuso un juego combativo y se paró muy bien en la cancha, ocupando correctamente los espacios y adueñándose del balón para luego hacerlo circular prolijamente –sin profundizar demasiado- y así impedirle a Santos tomar la iniciativa, lo cual inicialmente obligó a Neymar a retroceder muchísimos metros para entrar en acción.

Fueron veinte los minutos en los cuales esta tendencia se mantuvo, lapso en el que el conjunto de Leonardo Astrada contó con un par de aproximaciones y una sola opción clara, desperdiciada por Pedro Benítez a los 2 minutos, para luego ir revirtiéndose progresivamente.

Aun en dificultades, Neymar dio su primer aviso asistiendo magistralmente a Leo –Barreto achicó bien y contuvo su remate- y posteriormente Santos pareció entrar en confianza, beneficiado en gran parte por el retroceso de un Cerro Porteño meneos consistente y mas vulnerable que al inicio.

Probó Elano a los 28, de tiro libre, y recién a los 37 y tras un tramo en el que paso realmente poco, hizo lo propio Cáceres, tras un slalom maravilloso de Fabbro, participe también de la acción posterior, en la que peinó un corner ejecutado desde la derecha y dejó en posición de gol a Benítez, quien cabeceó defectuosamente cuando el primer tiempo se extinguía.

Antes de que esto ocurra entró nuevamente en acción Neymar y quizás sin terminar de merecerlo Santos caminó rumbo a los vestuarios en ventaja. Hábil y veloz, el crack desbordó con absoluta facilidad por el sector izquierdo, dejó atrás su marca, llegó al fondo y elevó un centro medido a la cabeza de Edu Dracena, quien definió con el arco a su merced.

Igual de limitado que en los 45 iniciales, Santos lució excesivamente relajado en el complemento, en el que exceptuando los primeros quince minutos, en los que pudo aumentar se ventaja tras una acción en conjunto muy bien diagramada por Danilo, seguida por Neymar y finalizada sin éxito por Zé Eduardo, le cedió el terreno y la iniciativa a su rival.

Dueño del balón, dudó en avanzar el cuadro de Astrada, tímido hasta que Fabbro tomó otra vez las riendas y dibujó un par de buenas jugadas que no terminaron bien producto de la imprecisión.

Poco cambio con el transcurrir de los minutos. Barreto se vio obligado a intervenir para sacar del ángulo un disparo a colocar de Neymar y Cerro siguió echando en falta su poco poder ofensivo –Nanni no ingresó de la mejor manera-, con lo cual el encuentro fue languideciendo con una ultima acción protagonizada por Neymar, quien si no, y desperdiciada increíblemente por el ingresado Alan Patrick.

No hubo demasiadas diferencias y un Santos que hasta aquí se vale de Neymar para maquillar las muchas carencias que tiene como equipo, viajará a Asunción confiado en asegurar en dicha ciudad su pase a la final. La diferencia es mínima pero valiosa, sobre todo si se tiene en cuenta la instancia.

No hay comentarios: