24 de junio de 2011

LOS 100 AÑOS DE JUAN MANUEL FANGIO

Por Maxi Bibbó / @maxi_balcarce

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento del quíntuple campeón de Fórmula 1, Juan Manuel Fangio, que llegó a la vida un 24 de junio de 1911. Pero las raíces de su familia yacen desde 1887 en argentina, cuando su abuelo Giuseppe llegó desde Casteglione Messer Marino, en la región de los Abruzos, Italia. Con el también arribó, Loreto, quién sería el padre del corredor argentino más exitosos en tierras europeas.

Los Fangio se afincaron en Balcarce, Provincia de Buenos Aires, donde desarrollaron tareas rurales. El tercer hijo de Giussepe estaba apunto de volver a la península itálica cuando conoció a Herminia D’eramo, para luego casarse en octubre de 1903 y formar una familia de 6 hijos, siendo Juan Manuel el cuarto. Se fueron a vivir al campo donde el padre realizó labores agrícolas y luego se desempeño como albañil.

El “Chueco” mechaba sus días entre los libros escolares y la herrería pero recién a los 13 años comenzó su relación con los motores, la cual nunca terminaría. El taller de Manuel Viggiano fue el lugar donde aprendió todos los secretos de los “fierros” ya que ahí se preparaban autos de carreras. Además pudo conseguir su primer vehículo, un Overland de 4 cilindros, al que pagó con un año atrasado de sueldo.

Pero el rugir de las máquinas debió esperar un tiempo porque los primeros deportes que práctico el más grande automovilista que dio Argentina fueron el fútbol y el boxeo. En el primero paseó su juego por la banda derecha en los clubes Rivadavia y Leandro N. Alem, con el que se consagró campeón de la liga local en 1931. En las artes de los puños no tuvo tanta persistencia ya que no llegó a pelear oficialmente. Sin dudas su pasión pasaba por las el olor a nafta y la velocidad.

A los 16 se escapó, junto a su amigo José Duffard, hacía Mar del Plata con el objetivo de conseguir trabajo para mantenerse por si solo. Al regresar, sus amistades lo empujaron a que levantara su propio taller, para lo que Loreto cedió una parte de su terreno para la construirlo. Con esto, Fangio se mantenía en Balcarce y continuaba jugando en el equipo con el que se llevó el título doméstico.

El presidente de Alem era el panadero Manuel Moreno, quién agasajaba a sus futbolistas con masas y confituras después de los partidos. Pero el mandatario era de tendencia anarquista por lo que fue detenido y posteriormente debió abandonar la ciudad por orden del caudillo conservador Hortensio Miguens. La muerte lo sorprendió en una asamblea política y al no tener pariente, Juan Manuel se hizo cargo de su funeral. Además se quedó con el Chevrolet 1928 del fallecido.

Volviendo al ámbito de los motores, su primera carrera la corrió, de manera extraoficial, el 24 de octubre de 1936 en Benito Juárez, donde asistió con un Ford A modelo 29 que su barra le había conseguido. El quíntuple disputó la competencia bajo el seudónimo Rivadavia, para que no se enteraran sus familiares, y cuando marchaba tercero una biela lo dejó afuera.

El debut oficial en el Turismo Carretera lo hizo como acompañante de Luis Finochietti, en el circuito de Necochea el 27 de marzo de 1938. Fangio condujo la mayor parte de la prueba consiguiendo el séptimo puesto en la clasificación general. Doce meses después, se alzó con su primera victoria en el TC en el Gran Premio Internacional del Norte, que unía Argentina, Bolivia y Perú. En 1940 se quedó con la corona de la categoría más popular de Argentina, a bordo de un Chevrolet.

En 1941 volvió a ser campeón en TC, al año siguiente triunfó en la “Mar y Sierras” pero la temporada se suspendió por la Segunda Guerra Mundial. La vuelta se produjo en 1946, donde corrió en Morón y Tandil, además de incursionar en Mecánica Argentina, una división de monopostos que preparó a muchos pilotos para desembarcar en Europa. Ganó la “Doble Vuelta a la Ventana”, pero uno de los tragos más amargos estaba por llegar. Durante el Gran Premio de América del Sur- Buenos Aires-Caracas falleció su acompañante Daniel Urrutia, debido al vuelco que sufrieron en la séptima etapa.

Los numerosos triunfos y las cualidades conductivas llevaron a dirigentes europeos a tentarlo para contratas sus servicios, como fue le caso de Amadeo Gordini, que lo invitó a integrar la escuadra Simca Gordini. La primera victoria frente a pilotos del otro lado del Atlántico se dio el 27 de febrero de 1949 en el trazado del Torreón del Monje, Mar del Plata. Tras esta competencia emigró al “Viejo Continente” donde, a los 37 años, participó el 10 carreras, ganando 6 (San Remo, Pau, Perpiñan, Marsella, Monza y Albi).

A su regreso recibió de manos de Juan Domingo Perón la medalla a la “caballerosidad deportiva” y el Cóndor de Oro por parte del Automóvil Club de Mendoza. El primer paso fuera del país estaba dado, a lo que vale aclarar que por aquellos años muchos volantes argentinos participaron en Europa gracias al programa que empleó el Automóvil Club Argentino (ACA) para insertarlos en el exterior.

El nacimiento de la Fórmula 1 tuvo a Fangio en su temporada inaugural, donde además fue subcampeón con Alfa Romeo. La lucha la libró contra su compañero de equipo Giusepe Farina, pero las puertas de su mayor hazaña estaban por abrirse. En 1951 continúo sentado en un auto de la marca italiana y logró el primero de sus cinco títulos, lo que no pudo revalidar al año siguiente debido al grave accidente que sufrió en el circuito de Monza.

Juan Manuel pasó a Maserati, ocupando el segundo lugar en 1953 y para el 54 cambió de aire ya que se traslado a Mercedes, con los que se adjudico los títulos de ese año y del siguiente. Este último lo batalló con su amigo el inglés Stirling Moss, quién nunca pudo coronarse campeón en la F1. El “Maestro” manejo en la escudería alemana la Flecha de Plata, a la que definió: “Desde la primera prueba tuve el sentimiento de estar sobre un auto perfecto, del tipo que los pilotos soñamos durante toda la vida”.

El ocaso de la carrera en Europa se avecinaba pero seguían acumulando galardones ya que en 1956 (Ferrari) y 1957 (Maserati) obtuvo sus dos últimos cetros. Uno de los hechos más curioso le sucedió durante el Gran Premio de Cuba, donde no pudo correr debido a que el grupo rebelde Movimiento 26 de julio (M-26-7) lo secuestró a modo de repudio contra la dictadura de Fulgencio Batista.

La última carrera que corrió en la máxima categoría del automovilismo deportivo fue en Francia donde finalizó cuarto. Con aquel puesto concluyó una trayectoria de 51 carreras, 24 victorias, 32 podios, 29 poles, 23 records de vuelta y 5 campeonatos, que recién fueron superados por MichaelSchumacher en 2003. Tras abandonar las pistas recibió numerosos distinciones y se erigieron basta cantidad de monumentos en su memoria También en su Balcarce natal se construyó un autodromo y un museo que llevan su nombre.

Juan Manuel Fangio falleció a los 84 años, el 17 de julio de 1995. En el programa “El Gen Argentino”, emisión que buscaban personajes representativos de la historia argentina, el “Chueco” salió tercero en la encuesta detrás del general José de San Martín y el médico cardiólogo René Favaloro. Más allá del resultado televisivo, el volante balcarceño demostró ser un ejemplo como deportista y personas, que le valió reconocimientos alrededor del mundo. “Tratar de ser el mejor, sin sentirse el mejor”.