2 de julio de 2011

Copa América: Un debut poco auspicioso

Por Gastón del Torto / @g_deltorto

Seguramente nadie imaginaba que la Selección Argentina, local y favorita del Grupo A, terminaría empatando con Bolivia en el debut, 1-1. De hecho, las apuestas, por ejemplo en “Bwin”, ofrecían 22$ por cada uno en caso de que el visitante consiguiera el triunfo y apenas 1.23$ si el equipo de Sergio Batista salía victorioso. Es por eso que el resultado de hoy en el estadio Único de La Plata es extraño e histórico para el plantel de Gustavo Quinteros.

A pesar de la sorpresa, la igualdad fue justa. Argentina no encontró el camino durante los 90 minutos y Bolivia, con poquito, le alcanzó. Mucha disciplina táctica y fortaleza defensiva con su doble línea de cuatro, fueron las principales características del visitante. Entre Walter Flores y Jhasmany Campos pudieron controlar a Lionel Messi con una marca escalonada bastante dura, por momentos, excesiva.

El equipo del “Checho” no tuvo un buen partido. Muy poca movilidad de los volantes y delanteros para prestarse al pase, por lo que el portador del balón recurrió constantemente a jugar para atrás o intentar la individual, a veces demasiado. También hubo falta de velocidad e imprecisión para ejecutar los pases. Los laterales pasaron poco al ataque, Javier Zanetti un poco más y en algunas jugadas realmente bien, pero Marcos Rojo, tal vez producto de su juventud, no influyó para nada. Tanto en defensa como en ataque. Su excesivo criterio para desprenderse de la pelota terminó siendo siempre muy previsible. Nunca intentó salirse del libreto.

Quien sí tuvo una buena noche fue Sergio Romero, principalmente por una tapada mano a mano a Marcelo Martins cuando el partido ya estaba 1-0. Evitó lo que podría haber sido una catástrofe. El tanto boliviano llegó después del gol en contra de Banega, en una jugada desafortunada, por cierto, donde la pelota se le escurrió por debajo del pie. También Agüero demostró, como cada vez que ingresa, que debe ser el titular. Bien abierto por la derecha, por momentos intentó desbordar y otra vez pisó para el medio donde también generó peligro. Para colmo se despachó con un golazo de volea tras el pase de pecho de Nicolás Burdisso y pudo convertir otro de tres dedos unos minutos después.

Messi, al igual que Banega, tuvo que sacarse de encima a dos o tres jugadores antes de tener una buena opción de pase. El jugador del Barcelona estuvo muy enchufado en la primera parte donde impuso su velocidad y la intención de poner la pelota al vacío para las corridas de Carlos Tevez o Ezequiel Lavezzi. En la segunda parte decayó, empezaron a anticiparlo pero aún así tuvo algunos destellos de calidad. Una persona más o menos inteligente, después de ver el partido, comprende las cientos de razones por las que el rosarino la rompe en España y no en la Selección, como muchos le critican. El contexto que lo rodea es totalmente distinto.

De esta manera, el conjunto de Batista fue sorprendido por un Bolivia, que se creía iba a jugar a defenderse, pero que terminó intentando más. Incluso el entrenador dispuso del ingreso de Juan Carlos Arce, volante ofensivo, en lugar de uno de los mediocampistas centrales, Campos. Sin duda, el gol complicó el trámite del partido, que se hizo cuesta arriba y de no ser por el “Kun” Agüero podría haber terminado en un resultado épico.

En fin, este encuentro ya terminó, es historia. Ahora habrá que focalizar la mente en la segunda fecha, acaso el partido más importante y complicado del grupo, frente a Colombia, en Santa Fe, más precisamente en el estadio Brigadier Estanislao López, (donde hace de local Colón) a partir de las 21.45, el próximo miércoles. Por último, mañana desde las 15.30 se jugará el partido restante entre Costa Rica y justamente el equipo colombiano en Jujuy.

1 comentario:

Nico García dijo...

Contra Colombia, Argentina se juega gran parte de sus opciones. Una segunda plaza, supondría si Brasil es primera, jugar los cuartos con ella...

Saludos desde La Escuadra de Mago