16 de agosto de 2011

Con Viatri, es robo

Por Juan Cuccarese / @jcucca

Por la segunda fecha del Torneo Apertura 2011, Boca Juniors enfrentaba a Unión en La Bombonera. El Tatengue regresaba al Alberto J. Armando luego de ocho años, y le tenía preparada una prueba de fuego al Xeneize: Si Boca perdía, lo más probable era que J.C. Falcioni dejara el cargo.

En lo que respecta al trámite del partido, pudimos encontrar un rendimiento cambiante tanto en el conjunto de La Boca como en Unión: Boca tuvo un primer tiempo excelente, y relegó un poco la posesión en la segunda mitad. Unión, por su parte, tuvo un primer tiempo muy malo y apenas si logró repuntar algo en el segundo.

Boca arrancó golpeando desde el vestuario: tan solo pasados 50 segundos, Román metió un pase hacia el centro del área que Erviti desvió con un taco, y Viatri recibió comodo para disparar entre las piernas de Bologna. Antes del minuto, Boca ya ganaba 1 a 0.

Luego de este golpe rápido, Unión sufrió el desorden general de su equipo, que no respondía ante el constante avance de Boca. El equipo de Falcioni, por su parte, mostró un juego preciso, prolijo y con pelota al piso (ayudado por la cancha rápida).

Unión estaba muy metido atrás, y Boca lo aprovechaba mediante la sociedad de Román y Clemente, quienes hicieron estragos por la banda izquierda. Por la derecha, Rivero quedaba muy solo (Erviti estaba muy tirado a la izquierda) pero sin embargo tenía llegada profunda y acompañaba al equipo constantemente. El Tatengue dependía mucho de Quinteros, quien tenía apariciones fugaces y no lograba ayudar a su equipo.

A los 28, llegaría la única chance de Unión durante el primer tiempo: Velazquez metería un cabezazo sorpresivo que se iría por la derecha de Orión.

Dos minutos después, llegaría otra chance clarísima para Boca: Llegada al fondo de Clemente, centro de chilena para Viatri, y el 9 que cabeceó al medio del arco; pero Bologna llegó justo para tapar lo que hubiera sido el 2 a 0.

El primer tiempo finalizó sin más, con un Boca que ganó constantemente la pelota presionando arriba y jugando con la pelota al piso; y un Unión que estaba atónito frente al juego del Xeneize.

Durante el segundo tiempo, se vió un pequeño avance de Unión, pero principalmente debido a que Boca cedió un poco la pelota durante la primera media hora.

A los 9 minutos, Quiroga quiso asustar a Orión y consiguió una chance a través de un cabezazo, pero se fue al lado del arco.

A los 23, Viatri volvió a perderse una chance clarísima: centro de Roncaglia y Lucas no puede empujar la pelota abajo del arco. Dos minutos después, disparó y la pelota se estrelló en el travesaño.

Finalmente, a los 34, llegaría otro gol: Centro al medio de Colazo desde la banda izquierda, y Viatri definiría tranquilo para poner el 2 a 0. Boca era más y el resultado comenzaba a reflejar lo que se veía en la cancha.

Cinco minutos después, Román haría uno de sus típicos avances con pelota al pie y enganche sobre la línea del área, y dispararía al palo derecho de Bologna: la pelota se coló por el costado y Boca se puso 3 a 0 arriba con el golazo del 10.

Tan solo un minuto después, Colazo dispararía un zurdazo increíble desde la izquierda y la clavaría en un ángulo para decretar la goleada por 4 a 0.

Así, Boca volvió (luego de MUCHO tiempo) a mostrar un juego prolijo, profundo y contundente. Ojalá el conjunto de Falcioni aproveche esta bocanada de aire y consiga la tan ansiada regularidad que le es esquiva hace varios torneos.

No hay comentarios: