30 de junio de 2011

Tremendamente histórico: El primer gol de Batistuta y la última Copa ganada por Argentina

Por Maxi Bibbo / @maxi_balcarce

8 de julio de 1991

A 20 años del primer gol de Batistuta en la selección

La Copa América de Chile era la primera prueba importante para el equipo de Alfio Basile, que asumió tras la renuncia del Carlos Bilardo luego del mundial de Italia. En ese conjunto aparecieron caras nuevas como Diego Latorre y Gabriel Batistuta, que fueron puntos altos en la concreción del torneo local por parte de Boca.

Batistuta llegó a la competencia continental como el goleador del campeonato argentino y con firmes posibilidades de emigrar a Europa. Además hacía poco tiempo que había hecho su presentación oficial en el conjunto nacional, más precisamente en una amistoso contra Brasil, en la ciudad de Curitiba.

El estreno del equipo de Basile en el torneo sudamericano se dio frente a Venezuela en el estadio Nacional de Santiago, por la primera fecha del Grupo A. En este partido se produjo el bautismo en la red del nacido en Reconquista, Santa Fe, que luego se convertiría en el máximo artillero de la selección albiceleste con 56 tantos.

Argentina venía de ser subcampeón del Mundo y quería cortar la racha de 32 años sin ganar la Copa América. El encuentro contra la “vino tinto” comenzó favorable para el combinado celeste y blanco. A los 28 minutos de la primera parte, Diego Simeone hace una jugada personal por la derecha y cerca del área es derribado por un defensor, por lo que el árbitro cobró el tiro libre.

La falta la hizo efectiva Simeone, mientras que el ex delantero de Newell’s y River corrió en dirección al palo de la barrera. La pelota cae al borde el área chica, donde Oscar Ruggeri cabeceó cruzado al poste más lejano del arquero. Claudio Caniggia persiguió el balón pero no alcanzó a patear, entonces antes de que el esférico saliera por la línea de fondo, el santafesino, de arremetida, empujó la pelota al interior del arco, decretando el 1-0 del conjunto argentino.

Luego, Caniggia amplió la cuenta cuando se acababa la primera parte y a 5 de inicio del complemento “Bati” puso cifras definitivas al encuentro. El comienzo fue con el pié derecho y se mantuvo durante toda la estadía del equipo argentino en tierras chilenas ya que lograron romper el maleficio de más de 30 años sin conseguir el trofeo y el ex atacante de la Fiorentina se consagró como el máximo goleador de la competición con 6 tantos.


Síntesis

Argentina 3: Sergio Goycochea; Fabián Basualdo , Sergio Vázquez, Oscar Ruggeri, NéstorCraviotto; Leonardo Astrada, Diego Simeone, Darío Franco, Diego Latorre (79' LeonardoRodríguez); 9Gabriel Batistuta y Claudio Caniggia (85' Claudio García).

DT Alfio Basile

Venezuela 0: Franco Fasciana; William Pacheco, César Marcano, José Jiménez, Miguel Echenausi; Laureano Jaimes, Roberto Cavallo, Otilio Yantis, Carlos Maldonado (74' Carlos Castro); Ildemaro Fernández (47' Pedro Gallardo) y Stalin José Rivas.

DT Víctor Pignanelli


Goles: 28’ Batistuta, 43’ Caniggia y 50’Batistuta

Árbitro: Milton Villavicencio (Ecuador)

Estadio: Nacional de Santiago de Chile



4 de Julio de 1993

A 18 años de la última Copa América ganada por Argentina

Argentina llegó a Ecuador como el último campeón de la Copa América, ya que se había consagrado en la edición de 1991, que se jugó en Chile. El equipo dirigido por Alfio Basile mantuvo algunos nombres que habían obtenido el torneo continental en el país trasandino, sumado a la confirmación del gran nivel que mantenía el conjunto, que había conseguido la Copa Rey Fahd (hoy Copa Confederaciones) un año antes.

El equipo argentino, que ocupaba el Grupo C, debutó el jueves 17 de junio en el estadio George Capwell, ganándole 1-0 a Bolivia, con gol de Batistuta a los 53 minutos. Tres días más tarde, la albiceleste igualó 1-1 con México, gracias al gol de Oscar Ruggeri a los 28 de la primera parte.

Los de Basile cerraron su participación en la primera fase el 23 de junio con un empate en uno frente a Colombia. Diego Simeone a dos minutos del comienzo del encuentro puso en ventaja al conjunto Nacional. Pero tres más tarde, Freddy Rincón equilibró el marcador con el cual termino el partido. Con este resultado la selección nacional quedó en segundo lugar en su zona por lo que en los cuartos de final debió enfrentar a Brasil, que había finalizado en el segundo escalón, detrás de Perú, en el Grupo B.

El clásico sudamericano era el atractivo de la segunda ronda de la Copa América. Ambas escuadras se midieron en el Monumental de Guayaquil ante 250000 personas, que vieron como el empate 1-1, tantos de Leonardo Rodríguez y Müller, se adueñaba de la escena y los penales eran la única salida que dejará un ganador.

En la definición desde los doce paso, Rodríguez, Simeone, Ramón Medina Bello, Juan José Borelli, Alberto Acosta y Néstor Gorosito convirtieron por el lado de Argentina, mientras que Müller, Roberto Carlos, Cafú, Zinho, Luisinho lo hicieron por Brasil. Ya entrados en la series de un tiro por conjunto, el carioca Boiadeiro ejecutó a la izquierda de Sergio Goycochea, que se arrojó en esa dirección y desvió el disparo, decretando así el 6-5 final que le dio el pasaje a semifinales a los argentinos.

Albiceleste y cafeteros se volvían a ver las caras en Guayaquil. Esta vez la igualdad fue sin tantos, en un encuentro que tuvo algunos pasajes emotivos pero que, como la fase anterior, vería su momento más vibrante en los tiros desde el punto de penal. Simeone, Acosta, Batistuta, Rodríguez y Gorosito aseguraron para los del río de La Plata. En tanto, Faustino Asprillia, Alexis Mendoza, Wilson Pérez, Carlos Valderrama y Rincón anotaron para la tricolor.

Víctor Aristizábal abrió la serie de uno, tras completar los cinco primeros penales por equipo. El ex delantero del Palmeiras brasileño disparó a la derecha de Goycochea, que voló y tapó el remate. Con la ventaja ya consumada, Borelli convirtió el penal definitorio y así le otorgo el pase a la final al conjunto de Basile.

Argentina y México se midieron en el cruce definitorio, que se jugó en la cancha donde hace las veces de local el Barcelona. El primer tiempo sucedió sin muchas alteraciones para ambas selecciones. Batistuta abrió el camino al título a los 63 cuando tras ganarle la posición al defensor, definió al primer palo de Jorge Campos.

La reacción mexicana llegó 4 minutos más tarde gracias al penal que hizo efectivo Benjamín Galindo tras una falta del ex arquero de River a Luis Alves. Pero a los 74, Simeone apuró un lateral para el delantero de la Florentina, que se sacó un defensor de encima y envió la pelota junto al poste derecho de Campos, decretando así el resultado que le dio a Argentina su última Copa América.


Camino a la gloria

Grupo C

Argentina 1: Sergio Goycochea; Néstor Craviotto, Oscar Ruggeri, Sergio Vázquez, Ricardo Altamirano; Darío Franco (32'Gustavo Zapata), Fernando Redondo, Leonardo Rodríguez (63' Néstor Gorosito); Claudio García, Gabriel Batistuta y Alberto Acosta. DT Alfio Basile

Bolivia 0: Darío Rojas; Juan Manuel Peña, Gustavo Quinteros, Marco Sandy, Miguel Rimba; Carlos Borja, José Melgar, Marco Etcheverry, Julio Valdivieso, Ramiro Castillo y Jaime Moreno (64' Carlos Borja). DT Xavier Azkargorta

Goles: 53’ Batistuta

Árbitro: Arturo Angeles (Paraguay)

Argentina 1: Sergio Goycochea; Fabián Basualdo, Oscar Ruggeri, Sergio Vázquez, Néstor Craviotto; Diego Simeone, Gustavo Zapata, Fernando Redondo (81' Néstor Gorosito), LeonardoRodríguez (56'Alejandro Mancuso); Gabriel Batistuta y Claudio García. DT Alfio Basile

México 1: Jorge Campos; Ramón Ramírez, Claudio Suárez, Juan de Dios Ramírez Miguel Herrera; David Patiño (72' Juan Hernández), Marcos Ignacio Ambriz, Alberto García Aspe, Benjamín Galindo; Hugo Sánchez y Luís Roberto Alves. DT Miguel Mejía Barón

Goles:14’ David Patiño (M) y 28’ Diego Simeone (A)

Árbitro: Juan Escobar (Paraguay)

Argentina 1: Sergio Goycochea; Fabián Basualdo, Oscar Ruggeri, Jorge Borelli, Ricardo Altamirano; Gustavo Zapata, Diego Simeone, Fernando Redondo, Leonardo Rodríguez (67' Néstor Gorosito); Gabriel Batistuta (77' Alberto Acosta) y Ramón Medina Bello. DT Alfio Basile

Colombia 1: Óscar Córdoba; Luis Fernando Herrera, Alexis Mendoza, Luis Carlos Perea, WilsonPérez; Gabriel Gómez, Leonel Álvarez, Freddy Rincón, Carlos Valderrama (60' John Lozano); Víctor Aristizábal (60' Alexis Garcia) y Adolfo Valencia. DT Francisco Maturana

Goles: 2’ Diego Simeone (A) y 5’ Freddy Rincón (C)

Expulsados: 49’ Fernando Redondo (A) y Freddy Rincón (C)

Árbitro: Márcio Rezende de Freitas (Brasil)

Cuartos de final

Argentina 1 (6): Sergio Goycochea; Fabián Basualdo, Oscar Ruggeri, Jorge Borelli, Ricardo Altamirano; Gustavo Zapata, Diego Simeone, José Basualdo (54' Leonardo Rodríguez), NéstorGorosito; Gabriel Batistuta (62' Alberto Acosta) y Ramón Medina Bello. DT Alfio Basile

Brasil 1 (5): Zetti; Cafú, Antônio Carlos, Válber, Roberto Carlos; Boiadeiro, Luisinho I, Palhinha (71' Marquinhos), Zinho; Edmundo (71' Almir I) y Müller. DT Carlos Alberto Parreira

Goles: 37’ Müller (B) y 69’ Leonardo Rodríguez (A)

Árbitro: Alberto Tejada (Perú)

Penales:

Argentina:

Convirtieron: Simeone, Acosta, Borelli, Rodríguez, Gorosito y Medina Bello

Brasil:

Convirtieron: Müller, Roberto Carlos, Cafú, Zinho y Luisinho I
Goycochea atajó el penal de Boiadeiro

Semifinal

Argentina 0 (6): Sergio Goycochea; Fabián Basualdo, Oscar Ruggeri (45' Fernando Cáceres), Jorge Borelli, Ricardo Altamirano; Gustavo Zapata (69' Leonardo Rodríguez), 10Diego Simeone, Fernando Redondo, Néstor Gorosito; Gabriel Batistuta y Alberto Acosta. DT Alfio Basile

Colombia 0 (5): Óscar Córdoba; Luis Fernando Herrera, Alexis Mendoza, Luis Carlos Perea, Wilson Pérez; Gabriel Gómez, Leonel Álvarez, Freddy Rincón, Carlos Valderrama; Víctor Aristizábal y Faustino Asprilla. DT Francisco Maturana

Árbitro: Jorge Nieves (Uruguay)

Penales

Argentina:

Convirtieron: Acosta, Simeone, Rodríguez, Gorosito, Batistuta y Borelli

Colombia:

Convirtieron: Valderrama, Rincón, Asprillia, Mendoza y Pérez
Goycochea atajó el penal de Aristizábal

Final

Argentina 2: Sergio Goycochea; Fabián Basualdo, Oscar Ruggeri (40' Fernando Cáceres), 15´Jorge Borelli, Ricardo Altamirano; Gustavo Zapata, Diego Simeone, Fernando Redondo, NéstorGorosito (64' Leonardo Rodríguez), Gabriel Batistuta y Alberto Acosta. DT Alfio Basile

México 1: Jorge Campos; Ramón Ramírez, Claudio Suárez, Juan de Dios Ramírez, Raúl Gutiérrez (79' Luis Flores), David Patiño (45' Luis García), Marcos Ignacio Ambriz, Alberto García Aspe, Benjamín Galindo; Hugo Sánchez y Luís Roberto Alves. DT Miguel Mejía Barón

Goles: 63’ Batistuta (A), 67’ Galindo (M) y 74’ Batistuta (A)

Árbitro: Márcio Rezende de Freitas



29 de junio de 2011

Tremendamente histórico: Argentina en la primera Copa América

Por Maxi Bibbo / @maxi_balcarce


6 de julio de 1916

Argentina hace su presentación en la primera Copa América

El crecimiento del fútbol sudamericano, luego de 1910, se dió a pasos agigantados y la conformación de un torneo continental era un anhelo que estaba por concretarse. Argentina, viendo el auge del deporte, decidió desarrollar una competencia que nucleara a los distintos países de América del Sur y dispusieron como año de inicio 1916, ya que se coincidía con el centenario de la independencia del dominio español.

El Ministerio de Relaciones Exteriores se encargó de invitar a Brasil, Chile y Uruguay, a fin de que le dieran forma a lo que en principio se llamó Campeonato Sudamericano de Fútbol, hoy más conocida como Copa América. El estreno de la competencia fue el 2 de julio en el estadio de Gimnasia y Esgrima La Plata, cuando los uruguayos vapulearon a los trasandinos por 4-0, ratificando su condición de favorito y el nivel que tenía su selección.

El local hizo su presentación cuatro días más tarde en la misma cancha y frente al mismo rival, marcando así el debut oficial del equipo nacional en la competición. Argentina ganó por 6-1, lo que lo puso como el principal rival del conjunto charrúa. Con tantos de Juan Domingo Brown (2), Alberto Ohaco (2) y Alberto Marcovecchio (2), el combinado dueño de casa se perfilaba como uno de los aspirantes a ganar el torneo para selecciones más antiguo en la historia del fútbol.

El evento empleó el “todos contra todos” como sistema de disputa, que se uso hasta 1963 cuando se sucedieron muchos cambios en el sistema de juego de la copa. Posteriormente a esta edición, en 1922 se sumó Paraguay, en 1925 Bolivia, en 1927 Perú, en 1939 lo hizo Ecuador, luego en 1945 Colombia y por último en 1975 se anexó Venezuela, completando así todos los países del Sudamerica.

La primera edición de la competencia trajo aparejada la creación de la Confederación Sudamericana de Fútbol. El dirigente uruguayo Héctor Rivadavia Gómez ideó el proyecto, que tuvo gran aceptación entre los directivos de los demás seleccionados por lo que el 9 de julio quedó constituida la Conmebol.


Síntesis

Argentina 6: Carlos Wilson; Armando Reyes, Juan Domingo Brown, Pedro Martínez, Francisco Olazar; Gerónimo Badaracco, Adolfo Heissinger, Alberto Ohaco, Alberto Marcovecchio; Carlos Guidi y Juan Perinetti

Chile 1: Manuel Guerrero; Enrique Cárdenas, Marcos Wittke, Enrique Abello, Enrique Teuche; Ramón Unzaga, Telésforo Báez, Alfredo France, Enrique Gutiérrez; Eufemio Fuentes y Manuel Geldes. DT: Carlos Fanta

Goles: 2’y 75’ Ohaco (A), 44’ Baéz (C), 60’ y 62’ Brown (A), 67’ y 89’ Marcovecchio (A)

Árbitro: Sidney Pullen (Brasil)

28 de junio de 2011

¿Por qué River Plate llegó a descender?

Por Gastón del Torto / @g_deltorto

26 de junio de 1996. Enzo Francescoli, Ariel Ortega, Hernán Crespo y compañía ganaban la segunda Copa Libertadores en la historia de River. El delantero uruguayo cumplía su tan ansiado sueño.

26 de junio de 2011. Matías Almeyda, Juan Pablo Carrizo, Erik Lamela y compañía empatan con Belgrano en el partido de vuelta de la promoción y River desciende a la “B” Nacional.

Que cambiante que es la vida del “Millonario”. En la década del ’90, el mejor equipo de Argentina, con jugadores descollantes, una cantera envidiable e incluso, aportándole mucho de eso al seleccionado. Bicampeón entre el final y el comienzo de siglo. Una primer parte de éste, donde se hilvanó consecutivamente tres torneos Clausura (2002, 2003 y 2004).

Pero a partir de 2005, el club, institucionalmente, empezó a cambiar o mejor dicho, la falta de títulos dejó en claro el mecanismo directivo del señor José María Aguilar: venta temprana de algunos jugadores, compra de otros no capacitados, relación directa con barras, quienes cuando no se hacía lo que querían, ocasionaban disturbios. Por ejemplo, en el playón y luego en los quinchos. El club empezó a caer más y más, la plata empezó a faltar, aparecieron deudas, negocios particulares con porcentajes de jugadores. Así el ex Presidente de River y su amigo Mario Israel comenzaron a destruir a esta prestigiosa institución. Ni el campeonato de 2008 con Diego Simeone empañó el momento. De hecho, en el torneo siguiente, el equipo terminó último.

¿Acaso esa no fue una señal para tener en cuenta?. ¿No fue ese el mayor ejemplo posible para comprender lo mal que se estaban haciendo las cosas? Naturalmente a Aguilar poco le importó y sabiendo el odio de la gente para con él, apenas se encargó de incrementar su cuenta bancaria.

Eso fue lo que le dejó a Daniel Passarella en 2010: un club devastado. De cualquier manera, el “Kaiser”, muy activo en época electoral, no supo tal vez como levantar al gigante dormido. El fideicomiso para reunir fondos todavía no apareció, menos aún la auditoría (los detalles de económicos de la era Aguilar) y la vuelta de los jugadores grandes identificados con la institución. A partir de estas falsas promesas, y también algo de desestimación en referencia al momento del equipo con el promedio, Passarella es responsable del descenso de River. Seguramente en menor medida que su antecesor pero responsable al fin.

¿Y ahora qué?. Los rumores vuelan en los medios deportivos más importantes del país. Se habla de la continuidad del Presidente, del posible alejamiento de algunos hombres de la comisión directiva (varios de los que la integran también estuvieron con Aguilar), de los jugadores que seguirán, es decir, del plantel con el que River encarará la próxima temporada, con el que naturalmente intentará volver a la primera división. Temas que todavía son dudas y nada de certezas.

Por último, hace unos días, Daniel Passarella había asegurado que sin importar el resultado de hoy, durante la próxima semana daría una conferencia de prensa donde se tocarán los temas “que preocupan a los socios”, según sus declaraciones. Probablemente, al igual que la última, sea sin lugar a preguntas.

27 de junio de 2011

River se fue a la B

Por Gastón del Torto / @g_deltorto

A lo largo del campeonato, River no mostró muchas veces el afán por ir a buscar más de un gol. De hecho, sólo con Huracán y Newell’s, los dos últimos del campeonato, pudo conseguirlo. Por eso, esta tarde contra Belgrano tenía una difícil tarea, intentar hacer lo que no pudo en estos últimos seis meses: salir a buscar un partido.

Los cambios del técnico con respecto al encuentro del pasado miércoles fueron claros y lógicos. Como había pedido Ramón Díaz en la semana, debía jugar lo grandes. Por eso Carlos Arano volvió a ocupar la mitad de cancha al lado de Walter Acevedo, nuevamente titular. Leandro Caruso y Mariano Pavone jugaron arriba y los dos volantes externos fueron realmente mediocampistas y no laterales. Roberto Pereyra por la izquierda (donde más cumple) y la vuelta de Facundo Affranchino, por el otro sector, quien pasó de no concentrar a ser titular.

Esta serie de dudas y poco criterio a la hora de los cambios, complicaron a River en estos dos partidos. Además del volante derecho, Juan José López incluyó en el banco a Fabián Bordagaray y Daniel Villalba. El primero jugó poco menos de una hora en todo el campeonato y el segundo no lo hacía desde la época de Ángel Cappa. Al menos en el Clausura se había manejado con una serie de jugadores, un grupo de 13 o 14 jugadores. Pero el miércoles en Córdoba sorprendió poniendo a los “pibes” y hoy apostó con los “viejos”. A diferencia de Ricardo Zielinski quien volvió a repetir los mismos once.

A pesar del desorden, la tosquedad y la increíble cantidad de pelotazo, River fue más que Belgrano a lo largo del partido, mereció más. Pero la suerte no estuvo de su lado. Sin duda sus actuaciones en el Clausura justificaban el presente, pero esta tarde, el equipo jugó para quedarse en primera.

Naturalmente fue un partido trabado, donde se corrió y se trabó mucho. Belgrano, esperó replegado e intentó mantener la ventaja conseguida en Barrio Alberdi. De hecho, a los 4 minutos, Sergio Pezzotta anuló correctamente, a instancias del línea, un gol de tiro libre de César Mansanelli. Sólo tres minutos después, Pavone aguantó la pelota de espaldas, se dio vuelta y definió fuerte abajo al palo izquierdo de Juan Carlos Olave. River conseguía lo que había ido a buscar, un gol tempranero.

En ese primer tiempo, el conjunto local tuvo varias chances para ponerse 2-0. Eso fue lo único que le faltó para mantener la categoría: efectividad. Caruso pifió la suya, Juan Manuel Díaz cabeceó por arriba, Pavone definió al bulto y Carlos Arano disparó fuerte pero lejos. Las oportunidades se sucedían pero no se aprovechaban. Para colmo, el árbitro dejó pasar un clarísimo penal de Claudio Pérez al ex Godoy Cruz. Belgrano controló la pelota con Franco Vázquez y César Pereyra, que tuvo la única del “Pirata” en esa etapa.

Los últimos 45 minutos fueron un poco más parejos aunque aumentó la intensidad y el nerviosismo del público local. River buscó atropelladamente aumentar la ventaja pero el segundo gol no llegaba. El “Picante” Pereyra ya había desperdiciado una opción clarísima cuando en una contra a los 16’, cuando el uruguayo Díaz intentó despejar, la pelota dio en Alexis Ferrero, le quedó a Guillermo Farré (adentro del área y de frente a Juan Pablo Carrizo) quien definió fuerte al medio. La historia parecía sentenciada, el descenso era inminente. Pero a los 25’, Caruso fue derribado por Tavio, Pezzotta cobró penal y Pavone tuvo su chance. Definió fuerte y apenas cruzado, Olave adivinó y se quedó con el remate sin dar rebote.

Los sueños de los miles que estaban en el estadio y de los millones en casa, se destruyeron. Los pedidos, los rezos, las plegarias, las apuestas no alcanzaron, se desplomaron en ese mismo segundo. El resto fue locura, desesperación y muy poca claridad.

No faltaron los cánticos amenazantes de aquellos delincuentes que nunca pagan, que manejan la reventa, aludiendo que iban a matar a los jugadores. Gracias a dios, los socios, los verdaderos socios del club, entonaron el “Soy de River, soy de River, yo soy” que acalló al grupito de 100 o 200 barras.

Técnicamente el encuentro terminó suspendido a los 44 minutos del segundo tiempo por la locura de esta gente. Los jugadores de Belgrano salieron rápidamente del campo, en cuanto hubo alguna garantía, y los de River tuvieron que esperar algunos minutos más. La imagen de Carrizo y Pereyra con lágrimas en los ojos deja en claro el sentimiento de ambos por la institución. Como así el de varios en las tribunas.

En fin, River descendió. Ya no forma parte del selecto grupo de equipos que en su historia no visitó la segunda categoría. Sólo Independiente y Boca mantienen ese rótulo. Ahora habrá que ver como sigue esto. Comenzarán los viajes largos al interior del país, canchas pequeñas, campos difíciles de maniobrar y una temporada en la que el equipo deberá replantearse actitudes y planteos si quiere volver a la máxima categoría del fútbol argentino.

Los afiches de River a la B Nacional

vía "La mitad mas 1"

26 de junio de 2011

Los 23 de Sergio Batista para la Copa América

1- Juan Pablo Carrizo (River)

2- Ezequiel Garay (Real Madrid)

3- Pablo Zabaleta (Manchester City)

4- Nicolás Burdisso (Roma)

5- Esteban Cambiasso (Inter)

6- Gabriel Milito (Barcelona)

7- Angel Di María (Real Madrid)

8- Javier Zanetti (Inter)

9- Gonzalo Higuaín (Real Madrid)

10- Lionel Messi (Barcelona)

11- Carlos Tevez (Manchester City)

12- Mariano Andújar (Catania)

13- Nicolás Pareja (Spartak Moscú)

14- Javier Mascherano (Barcelona)

15- Lucas Biglia (Anderlecht)

16- Sergio Agüero (Atlético Madrid)

17- Marcos Rojo (Spartak Moscu)

18- Javier Pastore (Palermo)

19- Ever Banega (Valencia)

20- Fernando Gago (Real Madrid)

21- Ezequiel Lavezzi (Napoli)

22- Diego Milito (Internazionale)

23- Sergio Romero (AZ Alkmaar)


Desafectados

Enzo Pérez (Estudiantes Lp)

Diego Valeri (Lanús)

Luciano Monzón (Boca jrs)


Doble 5: "Los 23 de Batista: ¿Qué decir?"

25 de junio de 2011

Gimnasia lp y su tercera promoción consecutiva

Por Maxi Bibbó / @maxi_balcarce

Gimnasia y Esgrima de La Plata jugará su tercera Promoción de manera consecutiva, gracias a la victoria que consiguió en el desempate frente a Huracán. Pareciera que las definiciones por la permanencia le sientan bien al “Lobo”, porque las dos anteriores que jugó las ganó.

La primera experiencia la tuvo en la temporada 2008/2009 cuando enfrentó a Atlético de Rafaela, tras finalizar con un promedio de 1,149. Los años anteriores habían sido escasos en materia de puntos para el conjunto “Tripero” ya que en la 06/07 consiguió 40 unidades y en 07/08 36, lo que lo obligaba a sumar puntos si quería salvarse de la pelea con el descenso. En el Apertura 08 finalizó con 27 y en el Clausura 2009 con 28, lo que completo los 131 que marcaron el destino del conjunto de Leonardo Madelón.

El encuentro de ida se jugó el jueves 9 de julio en el Monumental de Rafaela. El trámite del juego fue favorable a la “Crema”, que a los 16 de la primera parte abrió el marcador de la mano del delantero Aldo Visconti, quién tuvo su tarde consagratoria. El atacante marcó dos tantos más en el complemento concretando el 3-0 final, que complicó la situación del combinado de la ciudad de la diagonales.

La vuelta se produjo tres días después en el Bosque, donde se vivió una de las hazañas más recordadas de los últimos tiempos. Gimnasia debía ganar por tres goles o más para dar vuelta la situación y poder quedarse en la máxima división del fútbol local. Los hinchas creían en el milagro pero hasta la hora del partido la resignación les ganaba la pulseada.

El cotejo se desarrolló bajo un halo de nerviosismo muy grande, que aumentó con la expulsión de Esteban González a los 12 del primer tiempo. La historia cambió a 39 del complemento cuando Diego Alonso empujó al fondo de la red un centro rasante de Roberto Sosa, que recibió la segunda amarilla un minuto más tarde y dejó a su equipo con nueve. Pero la hazaña fue posible gracias a las conquistas de Franco Niell, que primero conectó de cabeza un centro desde la izquierda de Luciano Aued y luego otro de Juan Cuevas, con los que selló el 3-0 definitivo consiguiendo así la permanencia por la ventaja deportiva que gozan los clubes de Primera división en estas instancias.

El Apertura siguiente encontró al “Lobo” en situación de descenso directo con un porcentaje de 1,094, que le exigía realizar buenas campañas a fin de engrosar su promedio. La ida de Madelón tras caer 2-1 frente Argentinos Juniors, en la fecha 17, le dio paso al interinato de Pablo Fernández, con el que Gimnasia concluyó el torneo en la ubicación 18 con 13 unidades.

Para el Clausura, el “Tripero” contrató a Diego Cocca, que se había desvinculado de Godoy Cruz durante el certamen anterior. Además del técnico asomaban los delanteros Denis Stracqualursi y el colombiano Marco Pérez como posibles referentes de la levantada “Mens Sana”. Sin embargo, la cosechó se estanco en 24, que junto con los 36 de la 07/08 y los 55 de la 08/09 conformaron los 128 puntos que volvieron a condenar al conjunto de La Plata.

Y como si fuera una tendencia, Rafaela aparecía como el rival en la segunda serie por la Promoción. Jugadores como Gastón Sessa, Rubén Maldonado, Ariel Agüero, Fabián Rinaudo, Aued y el chileno Alvaro Ormeño había batallado con los santafecinos un año atrás, por lo que ya sabían como encarar una situación de este estilo.

Ambos equipos volvieron a verse las caras en Santa Fe, donde el dueño de casa logro la primera ventaja, al ganarle 1-0, con gol de Alexis Blanco. La historia volvía a repetirse pero la diferencia no era tan abultada como la de la primera vez, por lo que Gimnasia podía irse tranquilo a casa. En la vuelta, Pérez se vistió de héroe cuando a los 3 del primer tiempo sacudió al visitante para igualar las cosas, pero el sufrimiento no termino ahí ya que Oscar Carniello empató las acciones a los 19.

La igualdad mandaba al conjunto de 60 y 118 al Nacional B. La tranquilidad regresó a 3 del final del primer tiempo cuando el cafetero clavó un tiro libre al palo derecho de Gabriel Airaudo. El complemento se empañó con la grave lesión que sufrió el arquero del equipo de Carlos Trullet al chocar con Luciano Castro. La visita ya había agotado los cambios por lo que el zaguero LucasBovaglio debió ponerse el buzo y aguantar los embates de los muchachos de Cocca. Ormeño aprovechó el percance y a los 48 concretó el 3-1 final, que los dejó el Primera.

El inicio del 2010 volvió a encontrar al “Lobo” sumido en los últimos puestos y con una realidad apremiante de cara a los promedios. La actuación en el Clausura comenzó a dilucidar el destino del equipo, ya que sólo sacó 15 puntos en 19 fechas terminando anteúltimo. Además, la desvinculación del ex entrenador de la Comisión de Actividades Infantiles de Comodoro Rivadavia a pocas fechas del final había decantando en otro interinato del “Moncho” Fernández.

Gimnasia enfrentó el primer semestre de este año con un técnico que, tal vez, no era el indicado para la misión que tenia el equipo en el Clausura. Angel Cappa se hizo cargo del plantel, al que también se sumo la vuelta de un ídolo como Guillermo Barros Schelotto. La gente del Bosque empezó a soñar con salir del fondo pero la ilusión duro poco.

El ex ayudante de Jorge Valdano aguantó hasta la fecha 12, cuando abandonó el cargo tras perder 2-1 con Newell’s y Hernán Ortiz agarró un hierro muy caliente. En las fechas finales consiguió una victoria (Banfield), cuatro empates (Quilmes, Godoy Cruz, Racing y Boca) y cayo dos veces (Vélez y All Boys). El “Lobo” arribó al encuentro con el “Xeneize” con la posibilidad de asegurarse la Promoción pero la igualdad lo obligó a disputar el desempate con Huracán.

El triunfo frente al “Globo” fue una bocanada de aire para una institución golpeada por las malas dirigencias y que lucha constantemente por la permanencia. Ahora le toca una parada brava como es San Martín de San Juan, que peleó hasta el final con Unión por el segundo ascenso. La trayectoria de Gimnasia en estas instancias lo tiene como favorito por sus antecedentes, pero como se sabe en el fútbol nada es predecible por lo que habrá que esperar hasta el domingo.



24 de junio de 2011

LOS 100 AÑOS DE JUAN MANUEL FANGIO

Por Maxi Bibbó / @maxi_balcarce

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento del quíntuple campeón de Fórmula 1, Juan Manuel Fangio, que llegó a la vida un 24 de junio de 1911. Pero las raíces de su familia yacen desde 1887 en argentina, cuando su abuelo Giuseppe llegó desde Casteglione Messer Marino, en la región de los Abruzos, Italia. Con el también arribó, Loreto, quién sería el padre del corredor argentino más exitosos en tierras europeas.

Los Fangio se afincaron en Balcarce, Provincia de Buenos Aires, donde desarrollaron tareas rurales. El tercer hijo de Giussepe estaba apunto de volver a la península itálica cuando conoció a Herminia D’eramo, para luego casarse en octubre de 1903 y formar una familia de 6 hijos, siendo Juan Manuel el cuarto. Se fueron a vivir al campo donde el padre realizó labores agrícolas y luego se desempeño como albañil.

El “Chueco” mechaba sus días entre los libros escolares y la herrería pero recién a los 13 años comenzó su relación con los motores, la cual nunca terminaría. El taller de Manuel Viggiano fue el lugar donde aprendió todos los secretos de los “fierros” ya que ahí se preparaban autos de carreras. Además pudo conseguir su primer vehículo, un Overland de 4 cilindros, al que pagó con un año atrasado de sueldo.

Pero el rugir de las máquinas debió esperar un tiempo porque los primeros deportes que práctico el más grande automovilista que dio Argentina fueron el fútbol y el boxeo. En el primero paseó su juego por la banda derecha en los clubes Rivadavia y Leandro N. Alem, con el que se consagró campeón de la liga local en 1931. En las artes de los puños no tuvo tanta persistencia ya que no llegó a pelear oficialmente. Sin dudas su pasión pasaba por las el olor a nafta y la velocidad.

A los 16 se escapó, junto a su amigo José Duffard, hacía Mar del Plata con el objetivo de conseguir trabajo para mantenerse por si solo. Al regresar, sus amistades lo empujaron a que levantara su propio taller, para lo que Loreto cedió una parte de su terreno para la construirlo. Con esto, Fangio se mantenía en Balcarce y continuaba jugando en el equipo con el que se llevó el título doméstico.

El presidente de Alem era el panadero Manuel Moreno, quién agasajaba a sus futbolistas con masas y confituras después de los partidos. Pero el mandatario era de tendencia anarquista por lo que fue detenido y posteriormente debió abandonar la ciudad por orden del caudillo conservador Hortensio Miguens. La muerte lo sorprendió en una asamblea política y al no tener pariente, Juan Manuel se hizo cargo de su funeral. Además se quedó con el Chevrolet 1928 del fallecido.

Volviendo al ámbito de los motores, su primera carrera la corrió, de manera extraoficial, el 24 de octubre de 1936 en Benito Juárez, donde asistió con un Ford A modelo 29 que su barra le había conseguido. El quíntuple disputó la competencia bajo el seudónimo Rivadavia, para que no se enteraran sus familiares, y cuando marchaba tercero una biela lo dejó afuera.

El debut oficial en el Turismo Carretera lo hizo como acompañante de Luis Finochietti, en el circuito de Necochea el 27 de marzo de 1938. Fangio condujo la mayor parte de la prueba consiguiendo el séptimo puesto en la clasificación general. Doce meses después, se alzó con su primera victoria en el TC en el Gran Premio Internacional del Norte, que unía Argentina, Bolivia y Perú. En 1940 se quedó con la corona de la categoría más popular de Argentina, a bordo de un Chevrolet.

En 1941 volvió a ser campeón en TC, al año siguiente triunfó en la “Mar y Sierras” pero la temporada se suspendió por la Segunda Guerra Mundial. La vuelta se produjo en 1946, donde corrió en Morón y Tandil, además de incursionar en Mecánica Argentina, una división de monopostos que preparó a muchos pilotos para desembarcar en Europa. Ganó la “Doble Vuelta a la Ventana”, pero uno de los tragos más amargos estaba por llegar. Durante el Gran Premio de América del Sur- Buenos Aires-Caracas falleció su acompañante Daniel Urrutia, debido al vuelco que sufrieron en la séptima etapa.

Los numerosos triunfos y las cualidades conductivas llevaron a dirigentes europeos a tentarlo para contratas sus servicios, como fue le caso de Amadeo Gordini, que lo invitó a integrar la escuadra Simca Gordini. La primera victoria frente a pilotos del otro lado del Atlántico se dio el 27 de febrero de 1949 en el trazado del Torreón del Monje, Mar del Plata. Tras esta competencia emigró al “Viejo Continente” donde, a los 37 años, participó el 10 carreras, ganando 6 (San Remo, Pau, Perpiñan, Marsella, Monza y Albi).

A su regreso recibió de manos de Juan Domingo Perón la medalla a la “caballerosidad deportiva” y el Cóndor de Oro por parte del Automóvil Club de Mendoza. El primer paso fuera del país estaba dado, a lo que vale aclarar que por aquellos años muchos volantes argentinos participaron en Europa gracias al programa que empleó el Automóvil Club Argentino (ACA) para insertarlos en el exterior.

El nacimiento de la Fórmula 1 tuvo a Fangio en su temporada inaugural, donde además fue subcampeón con Alfa Romeo. La lucha la libró contra su compañero de equipo Giusepe Farina, pero las puertas de su mayor hazaña estaban por abrirse. En 1951 continúo sentado en un auto de la marca italiana y logró el primero de sus cinco títulos, lo que no pudo revalidar al año siguiente debido al grave accidente que sufrió en el circuito de Monza.

Juan Manuel pasó a Maserati, ocupando el segundo lugar en 1953 y para el 54 cambió de aire ya que se traslado a Mercedes, con los que se adjudico los títulos de ese año y del siguiente. Este último lo batalló con su amigo el inglés Stirling Moss, quién nunca pudo coronarse campeón en la F1. El “Maestro” manejo en la escudería alemana la Flecha de Plata, a la que definió: “Desde la primera prueba tuve el sentimiento de estar sobre un auto perfecto, del tipo que los pilotos soñamos durante toda la vida”.

El ocaso de la carrera en Europa se avecinaba pero seguían acumulando galardones ya que en 1956 (Ferrari) y 1957 (Maserati) obtuvo sus dos últimos cetros. Uno de los hechos más curioso le sucedió durante el Gran Premio de Cuba, donde no pudo correr debido a que el grupo rebelde Movimiento 26 de julio (M-26-7) lo secuestró a modo de repudio contra la dictadura de Fulgencio Batista.

La última carrera que corrió en la máxima categoría del automovilismo deportivo fue en Francia donde finalizó cuarto. Con aquel puesto concluyó una trayectoria de 51 carreras, 24 victorias, 32 podios, 29 poles, 23 records de vuelta y 5 campeonatos, que recién fueron superados por MichaelSchumacher en 2003. Tras abandonar las pistas recibió numerosos distinciones y se erigieron basta cantidad de monumentos en su memoria También en su Balcarce natal se construyó un autodromo y un museo que llevan su nombre.

Juan Manuel Fangio falleció a los 84 años, el 17 de julio de 1995. En el programa “El Gen Argentino”, emisión que buscaban personajes representativos de la historia argentina, el “Chueco” salió tercero en la encuesta detrás del general José de San Martín y el médico cardiólogo René Favaloro. Más allá del resultado televisivo, el volante balcarceño demostró ser un ejemplo como deportista y personas, que le valió reconocimientos alrededor del mundo. “Tratar de ser el mejor, sin sentirse el mejor”.




23 de junio de 2011

El comunicado de River Plate a sus hinchas

Riverplateneses:

Ante la actitud malintencionada y los comentarios a veces no solo agraviantes sino hasta ridículos de algunos grupos que quieren aprovecharse de la situación que vive nuestro Club, valen algunas aclaraciones para nuestros queridos socios e incontables hinchas.

La demagogia no es el fuerte de la actual gestión, todo lo contrario. Es así que nunca salimos a defendernos, a mentir cifras, balances o hacer promesas incumplibles. Salir hoy a buscar y a nombrar culpables que todo el mundo River conoce es abundar en lo obvio. Lo que recibimos fue la realidad a partir de la cual hicimos todo lo posible. Y seguiremos haciendo lo imposible para cambiar esa historia.

Sabemos que no son los socios ni los hinchas de River de corazón los que desde las sombras mas negras de la bajeza humana quieren sacar ventaja hoy de una situación difícil.

Nuevamente sabemos en otro terreno que hay periodistas nobles que objetivamente tienen una palabra crítica pero veraz, a ellos siempre los escuchamos atentamente. Pero también sabemos que hay periodistas de los otros.

Los que crean que el presidente Daniel Passarella y su comisión directiva, elegidos en legitimas elecciones y hoy apoyados por una obvia mayoría de socios e hinchas, puedan bajar los brazos o siquiera entregarse a debilidades o abandono de responsabilidades, desconocen en profundidad el espíritu que nos animó y que nos anima. Eso sería dejarle las puertas abiertas a quienes promovieron y son los mayores responsables de esta actualidad indeseable, claramente identificados por la gente.

Nunca dejaremos abandonados a nuestros queridos socios e invalorables hinchas y Club, nunca.

Por ello siguiendo con su continuo apoyo y contacto con el equipo profesional, el presidente del club se ha concentrado con el plantel y cuerpo técnico desde su llegada de Córdoba y permanecerá con ellos de forma continua hasta el mismo inicio del partido.

La semana entrante, Daniel Passarella dará una presentación periodística donde expondrá capitulo por capitulo todos los entretelones que condujeron a este presente, así como la situación de rehabilitación del club, auditoria, balances y cada uno de los temas que nuestros socios e hinchas tienen derecho a conocer.

SITUACIÓN COMPLICADA

Por Gastón del Torto / @g_deltorto

La famosa frase de Rodolfo De Paoli nunca cayó tan bien como para este momento de River. Cayó derrotado frente a Belgrano en Córdoba 2-0 y no dispondrá de Adalberto Román, Paulo Ferrari y nada menos que Matías Almeyda para el partido revancha en el “Monumental”, el próximo domingo a las 15.

Lamentablemente, además de la victoria del “Pirata”, la noticia volvió a ser la violencia. Minutos después del gol de César Pereyra (el segundo), un grupito de la parcialidad visitante se encargó de despedazar el alambrado para que cuatro o cinco delincuentes, que simularon ser hinchas de River, ingresaran al campo a increpar a los jugadores. Se la agarraron con Carlos Arano, Román y Almeyda. De hecho, el paraguayo recibió un empujón de un muchacho que no tuvo ni los cojones suficientes para mostrar su cara. En una gran muestra de profesionalismo, ninguno de los tres atinó siquiera a utilizar la fuerza bruta para sacarlos o responder con la misma moneda. Tras ese hecho, el partido estuvo demorado alrededor de 20 minutos pero gracias a la seguridad cordobesa, pudo finalizar.

Con respecto al contexto que envolvió al partido, queda claro que la historia de River no es pelear por la permanencia, batirse frente a un equipo del Nacional B para mantenerse en la elite del fútbol argentino. Viejas figuras de este deporte aseguraron alguna vez que era más complicado pelear por el descenso que por el título. Hoy, el conjunto “Millonario” demostró que eso es cierto. Incluso, un calvario que todavía no terminó y que será difícil dar vuelta (en el Clausura sólo le hizo dos goles a Huracán y Newell’s).

El primer partido ya lo jugó y no le fue bien. El equipo de Juan José López se caracteriza por no convertir demasiados goles. Hace algunas fechas atrás, al menos, también se les hacía difícil a los rivales anotarle pero eso se terminó y River juega los partidos nublado de preguntas, dudas, nerviosismo e imprecisiones. Por falta de costumbre, acaso.

Lejos de haber jugado bien al fútbol, el equipo demostró coraje y cuanto menos intentó, atropelladamente, descontar. Apenas lo único que se le puede pedir a un plantel en estas instancias. En el primer tiempo no tuvo ocasiones claras, salvo un cabezazo de Román que sacó Juan Carlos Olave pero en la segunda etapa, mediante pelotazos frontales y varios tiros libres de Erik Lamela y Mauro Díaz, bien resueltos por el arquero, pudo haber conseguido, por lo menos, un gol.

Más allá de los merecimientos, Belgrano fue un justo ganador. Los dos delanteros aprovecharon las fallas del fondo “Millonario”. Tanto Pereyra como Franco Vázquez llevaron peligro al arco de Juan Pablo Carrizo. De hecho, el “Picante” convirtió el segundo tanto. Del mismo modo, el “Indio” César Mansanelli, de larga trayectoria en el “Pirata”, también completó una buena actuación y se anotó en la tabla de goleadores con un potente tiro cruzado, de penal, tras una evidente mano de Román.

La noticia más relevante por estas horas, en referencia al partido de vuelta, es la dificultad que tendrá el entrenador de River para armar el bloque defensivo, a raíz de las ausencias del capitán, Almeyda, un buen defensor como el paraguayo y el corajudo de Ferrari. Seguramente, el equipo titular será un poco más sugestivo y ofensivo que hoy. El chico Leandro González Pires podría ocupar el lugar vacante en defensa, Walter Acevedo en la mitad, junto a Ezequiel Cirigliano, Roberto Pereyra y Arano por las puntas y Lamela, Pavone y Caruso arriba. Aunque por ahí, puede llegar a buscar más juego con el ingreso de Mauro Díaz o Manuel Lanzini. En fin, todas hipótesis, conjeturas de los que será uno de los encuentros más importantes en los 110 años de vida que tiene la institución.

Por último, un párrafo especial para los jóvenes jugadores “Millonarios” que se hicieron cargo del mal momento de River, intentaron jugar y demostrar porqué forman parte de un club tan exitoso. Primero, Cirigliano, con apenas 19 años, fue el que más propuso. Tal vez no le salió de la mejor manera, pero siempre mantuvo la tranquilidad y sapiencia para elegir la mejor opción.

También Lamela, artífice de cada llegada de peligro al arco rival. A principio de campeonato, se “calzó” la “10” y demostró que no le pesa. Seguramente tiene cosas para mejorar, como soltar un segundo antes el balón, pero sin duda, de no ser por él, los ataques de River serían aún más esporádicos. El tucumano Pereyra, también es otro, aunque hoy no tuvo una buena noche. Acaso en ellos tres, más lo que pueda generar Caruso arriba, deberá focalizarse el conjunto de J. J. López. Más que nada porque estas son las opciones más claras y viables para conseguir el triunfo por dos goles que lo mantenga, a uno de los dos mejores equipos de Argentina, en la máxima categoría.



21 de junio de 2011

TREMENDAMENTE HISTÓRICO: URUGUAYOS Y BRASILEROS EN LAS FINALES DE COPA LIBERTADORES

Por Maxi Bibbo / @maxi_balcarce

Los equipos brasileños y uruguayos siempre animaron las instancias finales de la Copa Libertadores. Pero sólo jugaron 5 finales del certamen continental, contando la actual, en lo que va de sus 51 años de su creación, donde se repartieron dos victorias para cada país.

La primera definición la disputaron Peñarol y Palmeiras, en el año 1961. Los uruguayos venían de quedarse con la edición inaugural tras vencer al Olimpia de Paraguay y en aquel año debió superar en los cuartos a Universitario de Perú y al conjunto guaraní, en semifinales, para alcanzar por segunda vez consecutiva el partido final.

En tanto, el conjunto carioca venció a Independiente y a Independiente Santa Fe de Colombia, siendo así el primer conjunto brasileño en arribar a un final de Copa Libertadores. El “Carbonero” se impuso por 1-0, con un gol de Alberto Spencer a los 89 minutos, en el encuentro de ida, desarrollado el 4 de julio en el mítico estadio Centenario.

Siete días más tarde, ambos equipos se vieron las caras en el Pacaembú y el empate se hizo presente. José Sasia puso en ventaja al “Aurinegro” ni bien empezó el cotejo, pero Nardo igualó las acciones a los 77 del complemento. El resultado favoreció al visitante que pudo alzarse con su segunda Libertadores, lo que lo convirtió en un referente de los años sesenta en el orden continental.

Los “Manyas” seguían haciendo historia al llegar a su tercera definición en las tres primeras ediciones de la competición. Peñarol por haber sido el último campeón comenzó en las instancias finales, donde debió doblegar a su clásico rival, Nacional, para conseguir su pasaje. Mientras que por el otro lado apareció el Santos de Pelé, Coutiño y compañía, que eliminó a Cerro Porteño, Deportivo Municipal y a la Universidad de Chile.

La Libertadores 2011 repite el encuentro definitorio que se sucedió hace 49 años. Pero aquella vez Santos, que estaba disminuido por las lesiones, golpeó en Montevideo gracias a que Coutiño le dio la victoria por 2-1. Dorsal y Spencer, dos veces, le devolvieron a favor al “Peixe”, al ganarle 3-2 en el Villa Delmiro una semana después, lo que obligó la disputa de un tercer partido.

El encuentro clave desató una discusión por la sede: los uruguayos querían jugar en Buenos Aires y los brasileños en Chile. Tan tedioso fue el debate, que Pepe, ídolo del club carioca, declaró: “Jugamos donde quieren, incluso en una piscina. Les vamos a ganar igual”. Como si las palabras del futbolista fueran verdad, el Santos goleó 3-0 al combinado charrúa y se quedó con su primera Libertadores, en el Monumental ante 60.000 almas.

Tuvieron que pasar 18 temporadas para que equipos de Uruguay y Brasil se volvieran a enfrentar. La edición de 1980 puso en la final a Nacional y al Internacional de Porto Alegre, quienes en el primer cotejo, jugado en el Beira Rio, no se sacaron diferencias, por lo que debieron esperar siete días más para saber quién se alzaba con el trofeo.

El marco fue imponente, el partido de alto voltaje y una definición sobre la hora, le dieron la carga emotiva necesaria a la final que se desarrolló en el templo de la capital uruguaya. El “Bolso” y Inter apostaron al tiro de media distancia por lo que ambos se bombardearon los arcos durante gran parte del encuentro. Pero el único tanto llegó tras un tiro libre desde la derecha donde el conjunto tricolor realizó una jugada preparada que finalizó en la cabeza de Valdemar Victorino, quién con un potente testazo puso el 1-0 final, consiguiendo así la primera copa.

Peñarol volvió a los primeros planos de América tras ganar la edición de 1982 y llegar al partido final a la temporada siguiente. Los “Mirasoles” venían entonados pero se toparon con el Gremio, que buscaba el reconocimiento internacional que le faltaba.

El “Carbonero” recibió en su casa al equipo “Gaucho” pero no consiguió sacar diferencias y el empate 1-1, favorecía a los brasileros porque definían la serie de local. Con la ventaja de terminar la final en el estadio Olímpico, la escuadra de Porto Alegre salió en busca de la victoria y logro adelantarse en el marcador, pero el “Manya” igualó antes del final del primer tiempo. Los dueños de casa emprendieron el complemento con la idea de darle una alegría a su público, quienes estallaron de júbilo cuando César desniveló para colocar el 2-1 definitivo, con el que consiguieron su primer título internacional.

La final que disputarán Peñarol y Santos será la que le saque el equilibrio al historial. Pero más allá de las estadísticas, es un choque de estilos: la garra y espíritu charrúa contra la técnica y el individualismo carioca. También marca uno de los clásicos más mentados de Sudamerica, ya que las definiciones entre equipos de ambos países siempre fueron épicas, donde la emoción y la incertidumbre fueron aspectos que no faltaron.

19 de junio de 2011

Chocolatin de primera

Por Matías Antonelli

Se terminó el sufrimiento, el sueño de quedarse en primera, para Olimpo, concluyó con final feliz, tras vencer a Quilmes por 1-0, en el estadio Centenario, con gol de Martín Rolle, (8´), y con Matías “chocolatín” Ibáñez como figura estelar. De esta manera el aurinegro se aseguró participar en la temporada 2011-2012, y sumar su séptima aparición en la máxima división del fútbol argentino.

Tal vez algunos se preguntan si “¿fue justo que Olimpo continúe en primera, esquivando tanto el descenso directo como la promoción?” poniendo sobre la mesa lo realizado en el torneo Apertura, todos lo daban como descendido, ya que solo había sumado 18 puntos. Pero desde Bahía Blanca se siguió una línea de conducta, se apostó a no caer en el nerviosismo de estar último en los promedios, y para el Clausura, se tomaron decisiones cruciales: mantener al frente del equipo a Omar De Felippe y traer tan solo dos refuerzos, jugadores de experiencia (Ezequiel Maggiolo y Federico Domínguez), que puedan aportarle algo al equipo, y no que rellenen el plantel.

Y el técnico de los aurinegros, sorprendió a todos, luchando de una manera que no acostumbran los equipos que se encuentran en esta situación tan incómoda. Apostó a jugar al ras del piso, al juego colectivo, mirando siempre el arco de enfrente (Olimpo sumo 28 goles en el Clausura). Se consiguió ganar de visitante, condición en la que sumó la mayor cantidad de puntos (19) rompiendo rachas adversas como ganar en la Bombonera, en la Paternal, entre otras.

Sus máximas falencias, la tuvo como local y defensivamente. En el Carminatti solo consiguió dos victorias, le costó encontrar su estilo de juego y le convirtieron muchos goles (14), y no supo mantener resultados favorables, como ante Godoy Cruz (Mdz), Estudiantes (LP) y Newel´s. Siempre quedará en el aire, ¿que hubiera pasado si se conseguían al menos tres victorias más como local?, pero esto no sucedió, y la lucha por la permanencia se prolongó hasta la última fecha.

Después de dar estas explicaciones queda en claro que Olimpo merece seguir en primera división, por lo realizado a lo largo de toda la temporada, en la que sumó 48 unidades, por tratar de salir a ganar siempre y por su bajo perfil, siendo el equipo que menos protestó y más se dedicó a jugar.

Del partido queda decir que Quilmes fue realmente superior, que Olimpo pateó solo 2 veces al arco defendido por Tripodi, pero en una de esas ocasiones el n”10 aurinegro Rolle consiguió vencer al uno “cervecero”. Que la lesión de Tombolini, pareció estar preparada para que “chocolatín” Ibáñez entre en acción, y ahogue cada grito de gol de los dirigidos por Caruso Lombardi, agrandando su figura y demostrando que tiene pasta para ser el arquero titular del conjunto “aurinegro”.

El arquero hizo su debut en primera y dejó una imagen inolvidable, siendo el mejor jugador de la cancha.


Fue Olimpo quien consiguió quedarse en primera división, luchando mano a mano nada más que con River Plate, mandando al conjunto “millonario" a disputar la promoción, decretando el descenso directo de Quilmes, y, nada más ni nada menos, que escribir otra página dorada de su rica historia.

River en promoción: Una crónica anunciada

Por Gastón del Torto / @g_deltorto

El producto de malas campañas, de jugadores que no estuvieron a la altura del club o que tal vez no se los bancó demasiado como para que exploten, y malas decisiones dirigenciales, principalmente en la dictadura de José María Aguilar derivaron en este presente. Justamente dos de las tres temporadas que engloba el promedio estuvieron bajo su mandato. Este último año, ni Ángel Cappa ni Juan José López estuvieron capacitados como para darle otro rumbo al equipo y volver a mirar la tabla de campeonato. Sin duda, hubo decisiones erróneas, incluso tras haber comenzado la temporada último en los promedios, ocho puntos debajo de Gimnasia y once de Huracán.

Desde aquel fatídico Apertura 2008 cuando el equipo de Diego Simeone terminó en lo más bajo tras haber salido campeón, hasta hoy, River no encontró el camino futbolístico. Pasaron Gabriel Rodríguez (interinato), Néstor Gorosito, Leonardo Astrada, Cappa y ahora López. Tal vez con “Pipo” el equipo tuvo algunos momentos de buen juego, pero la novela de Cristian Fabbiani le jugó muy en contra.

Finalmente, la historia del Clausura 2011 terminó como el juego del equipo merecía, naturalmente con la ayuda de su técnico que siempre demostró conformidad por el empate y el menosprecio por la victoria. A partir de sus cambios, J. J. López condenó al club. Hoy frente a Lanús, en su afán de convertirse de pronto en un entrenador ofensivo, puso a Roberto Pereyra como doble cinco, al lado de Matías Almeyda. Un jugador acostumbrado a pegarse a la raya, a recorrerla de punta a punta. El tucumano es amigo de la línea, desde allí arranca y explota ya sea para un centro o un tiro al arco. Sin embargo esta tarde poco pudo hacer. El centro del campo no es su lugar predilecto y de hecho en el segundo tiempo, tirado a la derecha, fue mucho más peligroso y aprovechó sus capacidades.

El partido en sí estuvo nublado de nerviosismo, de imprecisiones. Lógico por otra parte porque seguramente Erik Lamela, de chico, jamás pensó que en primera debiera pelear por no descender. Aún así el joven enganche fue de lo mejor del equipo, como en todo el campeonato. Diferente fue el trabajo de Lanús, sin Diego Valeri reservado para la Copa América, el conjunto granate demostró la tranquilidad de un equipo que ya no peleaba por nada. Sobrio, natural y afianzado en su juego explotó las puntas y jugó más de una vez mano a mano con los defensores rivales.

Por su parte, River fue puro pelotazo, lucha arriba y no mucho más. En los momentos difíciles se vio quien realmente está capacitado para sobrellevar este presente. Además de Lamela, Paulo Ferrari se mostró en todo momento a pesar de no ser muy dúctil con la pelota, Leandro Caruso intentó estoicamente una y otra vez, y Almeyda. Un temple para salir jugando, fiereza para marcar, noción a la hora de entregar el balón, realmente algo emocionante.

De esta manera, y como veníamos anticipando en tremendamentemotivados, el hincha millonario tenía que confiar más en una victoria de Quilmes que en sí mismo. La levantada y las ganas del plantel de Caruso Lombardi hacían esperanzar a la parcialidad de Núñez. Eso no se dio y ahora River jugará la promoción por primera vez en sus 110 años de vida.

El próximo miércoles a las 21 en el estadio Mario Kempes y el domingo en el “Monumental”, todavía sin horario confirmado. Algunos rumores afirman la posibilidad de que el mismo Daniel Passarella sea el encargado de dirigir al equipo en estos dos partidos, a raíz de que la Comisión Directiva le pediría a J. J. López que dé un paso al costado. Veremos que sucede pero sin duda habría que encontrar la manera para motivar lo máximo posible al equipo. Claro está que nadie podrá “enseñarles” a jugar en dos días, por eso hay que apelar al orgullo, al corazón, tocar la emoción y la vida de cada jugador para que salga con la mente positiva y dispuesto a jugar lo mejor posible.


Puntos que sacó cada técnico en estos 3 años:

Diego Simeone: 10 puntos en 14 fechas (23,80%)

Gabriel Rodríguez: 4 puntos en 5 fechas (26,66%)

Néstor Gorosito: 35 pts en 26 fechas (44,87%)

Leonardo Astrada: 29 pts en 25 fechas (38,66%)

Ángel Cappa: 27 pts en 18 fechas (50%)

Juan José López: 39 pts en 25 fechas (52%)

18 de junio de 2011

¿Creés en el destino?

Por Juan Pablo Serra / @secter

Estaba escrito, River tenía destino de promoción. Y hoy tiene destino de descenso.

A veces las casualidades son más que eso, son puntos aparentemente independientes que cuándo los unimos desde un momento futuro nos indican un camino recorrido y a recorrer.

Lo curioso del promedio es que el último torneo es siempre el condenatorio, pero todos los partidos de las últimas tres temporadas valen exactamente lo mismo.

River empezó la temporada 8 puntos por detrás de Gimnasia y a 11 de Huracán (los dos equipos que hoy pelean el segundo descenso). Y los superó ampliamente.

Está quinto en la tabla de la temporada y jugaría la Sudamericana si Olimpo hubiese sumado dos puntos menos, mientras que los otros dos equipos que pueden jugar la promoción son el último y el anteúltimo.

Sin embargo el destino no perdona, desde aquel gol anulado a Funes Mori en Mendoza, hasta el gol de Carrizo contra San Lorenzo, pasando por el partido de All Boys y los penales en la Boca, cada pequeño detalle conspira para que el destino finalmente se cumpla. En el mejor momento de River Lanús mete el segundo y liquida la historia.

Historía que en River ha sido tan gloriosa como trágica. La final contra Peñarol, los 18 años sin vueltas, la mano de Gallo contra el Velez de Nimo, el gol de Palermo con Muletas, el "silencio atroz" contra San Lorenzo y ahora el calvario de la promo. Cosas que solo le ocurren a River.

Ahora el destino dice que River jugará la promoción presionado, con la sensación de estar en un ámbito al cuál no pertenece, ni nunca perteneció. Con jugadores que no cobran, con un DT que sabe mucho de irse a la B y con una dirigencia que no es capaz de soportar el peso heredado.

Contra un equipo tremendamente motivado por inscribir su nombre en la historia. Parece que todo está sellado. Pero River tiene una chance, salir a torcer el destino.