17 de junio de 2012

Los fantasmas de Lavolpe

Por Juan Cuccaresse / @jcuccaok

Boca jrs 0 - Arsenal 3


¿Qué explicación cabe para que un equipo que viene de ganarle al "mejor del continente" en la Libertadores por 2 a 0, caiga el fin de semana 3 a 0 con Arsenal jugando tan mal? ¿Cómo se explica que un equipo agresivo, preciso y ordenado como el que se vió contra la Universidad de Chile salga a jugar tan apagado, casi ausente? Fútbol, le dicen. Hoy, en el mundo Boca, quedó flotando una sensación de déja vu enorme. 

Estos dos últimos partidos de Boca en el Clausura hacen recordar, lamentablemente, a aquel tramo final del Boca de Lavolpe en 2006. Dejó puntos fundamentales en el camino, y de cara a la última fecha, depende de Arsenal y Tigre. No perdió el campeonato, no. Quedan chances. Pero ya no depende de sí mismo. 

Quizás, una de las explicaciones es el comienzo que tuvo el equipo de Alfaro. Apenas pasado un minuto de iniciado el encuentro, un centro de Carbonero desde la derecha quedó perfecto para que Zelaya, con un preciso cabezazo (y ayudado por una mala salida de Orión), pusiera el 1 a 0. "Desde el vestuario", como dice una conocida frase futbolera, Arsenal se ponía arriba.
Por si fuera poco, Boca jugó el peor partido del año. Regaló espacios, cedió la pelota y no presionó nunca. Desde el otro lado, el conjunto de Sarandí presionaba, jugaba ordenado y era incisivo cuando atacaba. Carbonero tuvo un partido increíble, y fue el jugador más desequilibrante del equipo visitante. Burdisso tuvo una chance con un cabezazo a los 23 minutos, pero no pudo concretar.
A los 27 minutos, Boca tuvo la oportunidad de empatar el partido sin merecerlo. Blandi bajó bien un centro de Sosa, dominó ante la marca y sacó un buen remate cruzado, pero Campestrini aseguró y tranquilizó a su equipo. El Xeneize pudo haberlo empatado a los 33, pero le anularon un gol a Cvitanich por offside de Insaurralde. Bien tomada la decisión por Delfino, que pese a haber sido muy cuestionado tuvo un desempeño correcto.
Cuando parecía que Boca podía llegar a tener alguna chance de empatar el encuentro, llegó otra sacudida durísima: A los 38, Arsenal se ponía 2 a 0 arriba. Leguizamon habilitó a Zelaya con un buen pase, éste devolvió la pelota al medio del área y el 10 llegó para aumentar la ventaja. El resultado era justo y concordaba con lo que se veía en la cancha.
Para el segundo tiempo, iba a continuar el dominio de Arsenal. A los 11 minutos, el conjunto visitante sentenciaría el partido: Pase largo de Marcone, Schiavi erra el cabezazo y llega Leguizamón para poner el 3 a 0 y aumentar su cuenta personal. Quedaba la sensación de que si Boca no anotaba rápido, el partido estaba totalmente cerrado.

El Xeneize no tuvo muchas más chances, sólo un par de ataques de Mouche (sólo frente al arco le pifió a la pelota) y Blandi (una volea desde el borde del área que Campestrini atajó). Arsenal, por su parte, tuvo dos contras que pudieron terminar en gol. Una fue de Benedetto y otra de Carbonero, la figura del partido.
Boca perdió un partido fundamental para asegurarse el torneo. Ahora, queda esperar. El Xeneize enfrentará a All Boys la última fecha, mientras que Tigre se cruzará con Independiente y Arsenal hará lo propio con Belgrano. El conjunto de Falcioni no depende de si mismo, y deberá rogar por un milagro para festejar.