14 de julio de 2012

Banderazo contra Passarella: Estuvimos ahí


En la tarde-noche de este viernes, en la puerta principal del estadio Monumental, se hizo visible la convocatoria de alrededor de 2500 hinchas de la banda para repudiar la gestión y pedir la renuncia de Daniel Alberto Passarella.

Si bien se hizo visible la politización de los conflictos del club con la presencia de bloques opositores al actual presidente, el “hincha común” se hizo sentir: aquel que domingo a domingo sufre en la cancha, aquel que contribuye con la cuota social, aquel que vio pasar jugadores que no estaban a la altura de River, aquel que tuvo que soportar ver a su equipo en la última posición de la tabla de un torneo, aquel que soportó el descenso, aquel que deja todo por ver Al Más Grande llegó hasta el A.V. Liberti para hacerse escuchar y manifestar su desacuerdo con el actual presidente de la institución.

No faltaron los cantos, banderas, afiches y pancartas contra Passarella, D. Turnes, J.M. Aguilar, M. Israel, y otros tantos nefastos dirigentes que han pasado en los últimos años por la CD del club.

La gente se hace escuchar, el pueblo riverplatense quiere un quiebre, que lo que viene pasando desde hace bastante tiempo deje de pasar, que las cosas cambien.

Se cansó, se hartó, ¡explotó el hincha! .

Consumado el ascenso, no se respiran aires de paz en el club de Nuñez. No se siente ni se ve que el barco haya tomado el rumbo correcto ni que las cosas se estén acomodando. El sentimiento generalizado es que “esta cayendo mas tierra adentro del pozo”

La soberbia, la ignorancia, la manera de expresarse, la forma en las que se toman las decisiones, los malos manejos con el plantel, la manera en la que se expatrió a los ídolos y una extensa lista de razones son las que hoy por hoy llevan a este tipo de manifestaciones por parte de los que quieren al club en contra de Passarella.

Pasadas las dos horas de manifestación se hicieron ver “los mismos de siempre”, los violentos, los desubicados: se registraron incidentes entre “no hinchas” de River y la policía (se había previsto la presencia de 200 efectivos policiales), hubo pintadas (innecesarias) en la fachada del Museo y rotura de algunos autos que estaban en las inmediaciones. Hechos que en la familia riverplatense también son repudiados.

“Que se vayan todos”, “Aunque River ascienda nadie se va a olvidar de lo que hicieron Passarella y Aguilar”, salió de la boca y del corazón del hincha. ¿Servirá de algo? ¿Alguien golpeará la puerta de la oficina presidencial? Por el momento, River, tiene el mismo presidente y sigue a la deriva.
Hoy día suena más fuerte el nombre del Presidente que cualquier otra cosa. Hoy dia en River se viven momentos difíciles a nivel institución; casi lo mismo que durante los ultimo 3 o 4 años.