23 de noviembre de 2012

El jugador de póker y el entrenador de fútbol; semejanzas entre dos mundos



Si hablamos de dos profesiones tan dispares como jugar al poker o entrenar a un equipo de fútbol, a primera vista, nos parecería que nada tiene que ver la una con la otra, pero lo cierto es que tienen muchos puntos en común. Tanto el póker como el fútbol se basan en la estrategia para ganar.


Jugar al póker online o al fútbol requiere de un punto de partida común; la observación. Para poder ganar una partida de póker debemos clasificar a nuestro adversario como jugador entre los cuatro perfiles básicos: agresivos (juegan casi todas sus fichas), superagresivos (se juegan todo), conservadores (arriesgan poco) o los suicidas (juegan a pesar de las malas cartas).

En el fútbol esta clasificación es muy similar. Entre los entrenadores podemos distinguir aquellos conservadores, los agresivos ( presión y ataque constante) o los mixtos que actúan en función del adversario.

Si tenemos en cuenta esta clasificación podremos plantear jugadas acordes al perfil de nuestro adversario y aumentar nuestras posibilidades de ganar. Tanto saber “leer la mesa” como saber “leer el partido” son variables determinantes para ganar en el póker o en el fútbol. Un análisis interno de nuestro equipo o cartas también nos ayudará a ajustarnos a la partida en juego. Por tanto Fútbol y Póker no se encuentran tan distantes como puede parecer en un primer momento, el secreto está en un buen desarrollo de la estrategia junto con la perseverancia de su práctica.