29 de enero de 2013

Real Madrid - Barcelona por la Copa del Rey: La previa


Por Leticia del Valle Bonache @gazpachera


Mañana el estadio Santiago Bernabéu albergará el “Súper Clásico” más agitado de los últimos años. En una temporada en la que la Liga parece estar decidida ya desde el mes de diciembre, Real Madrid y F.C. Barcelona lucharán por una plaza en la final de la Copa del Rey, en un partido de ida en el que los madridistas han puesto todas sus esperanzas y que el Barcelona no está dispuesto a dejar escapar.

El Real Madrid, desestabilizado

Un Real Madrid a 15 puntos del Barcelona en Liga se juega el “todo o nada” en un encuentro al que llega cargado de bajas, siendo quizá la más significativa la de su capitán, Iker Casillas, que estará fuera del campo unos tres meses tras haber pasado por el quirófano para operarse de su lesión en la mano derecha. Pero no solo faltará el portero titular. El defensa Pepe aún no ha vuelto tras su intervención en el tobillo, y tres de los jugadores claves, Sergio Ramos, Fabio Coentrao y Ángel Di Maria, están sancionados y no podrán disputar el partido.

Aún con todo, no son solo los fantasmas de las ausencias quienes atormentan a este Real Madrid. La prensa española también pone su granito de arena, hablando en los últimos días de una ruptura total entre los jugadores y su entrenador, Mourinho. La semana pasada el diario Marca habló de un ultimátum de los jugadores al presidente, Florentino Pérez, a quien le pedían que decidiera entre los propios jugadores y el entrenador luso. Si bien Pérez corrió a desmentir la noticia, son muchos los periodistas que mantienen que la crisis entre vestuario y entrenador es una realidad tangible.

Un Barcelona sólido

Por su parte, el F.C. Barcelona llega fuerte, marcando el ritmo en la Liga y sin ninguna baja, amén de contar con un Messi, ganador del último balón de oro, que pulveriza todos los récords. En el último encuentro liguero del equipo culé, el argentino, con sus cuatro goles, se hizo un hueco en la historia de la competición española, convirtiéndose en el futbolista más joven en llegar a los 200 goles en Liga. 

Las únicas sombras que pueden cernirse sobre el F.C. Barcelona son la ausencia forzada de su entrenador, Tito Vilanova, y el reciente anuncio de Víctor Valdés, portero titular blaugrana, de su deseo de dejar el equipo cuando finalice su contrato. Si bien este anuncio ha desestabilizado al club barcelonista y a su afición, en este partido concreto no es una noticia de especial relevancia, ya que el equipo siempre encomienda su portería en los partidos de Copa del Rey a Pinto, el segundo guardameta.

La incógnita de la portería local

Quién ocupará la portería madridista es aún un misterio. En los últimos días el Madrid confió en Adán, el segundo portero, que defendió con valía la meta blanca en los últimos encuentros, y que recibió todo el apoyo del entrenador. Pero esta posición privilegiada para Adán ha durado poco. 

Tras conocerse la magnitud de la lesión de Casillas el Real Madrid corrió a recuperar para sí a Diego López, ex canterano que hasta ahora jugaba en el Sevilla. Solo mañana, cuando ambos equipos publiquen sus alineaciones, se desvelará el misterio.