27 de febrero de 2013

Copa del Rey. F.C. Barcelona 1 – 3 Real Madrid. La verticalidad como argumento

Por Leticia del Valle Bonache @gazpachera


Finalmente ha sido el Real Madrid quien se ha hecho un hueco en la final de la Copa del Rey. En un partido tácticamente impecable, el Madrid se encomendó a su mantra de estos últimos días, ese “jugar como un equipo”, para conseguir un resultado final de 2 – 4 a su favor. Dos goles de Cristiano y uno de Varane tiñeron por un día el Camp Nou de blanco.

El partido empezaba caldeado. Los casi 100.000 espectadores del Camp Nou calentaron los motores cantando a capella su himno, una imagen impresionante y bastante intimidante para el visitante. Una fuerza y garra que se reflejó en los diez primeros minutos del partido, los únicos en los que el Barcelona fue superior a los blancos. Los blaugranas, con su once de gala, salieron enchufados, llegando a crear una ocasión clara en el minuto tres, un tiro cruzado de Messi a pase de Pedro que envió fuera de los palos.

Pero el guión estaba a punto de cambiar. Cerca del minuto 10, en uno de los ataques del Real Madrid, Piqué cometió un indiscutible penalti sobre Cristiano, que el propio luso se encargó de subir al marcador. El partido cambió por completo desde entonces. Este gol fue la llave para que el Real Madrid tomara fuerza, se organizara y aclarara su planteamiento, logrando así con ello lo imposible: dominar al Barça en su propio campo. Con un Madrid expansivo y fuerte al timón del encuentro, el final de la primera parte llegó con ese 0- 1 al marcador.

El Barça quedó entonces difuminado, sin lograr adaptarse a las circunstancias concretas del partido, algo que ayer el Madrid, con su gran planteamiento táctico, supo hacer a la perfección. En la segunda parte la hegemonía madridista fue aún más clara, con un Madrid que abría el campo a su antojo y que buscaba la verticalidad sin renunciar por ello al fútbol. Y es que no siempre vive este de la posesión, y no siempre de la posesión vienen los goles. Se puede hacer un gran encuentro jugando a la verticalidad. Quizá ahí radica el mayor de los méritos para los blancos: consiguieron estar plenamente cómodos manejando a su antojo un estadio como el Camp Nou.

Los culés siguieron fieles a su estilo, pero sin ninguna ferocidad. Xavi apenas hizo acto de presencia y el gran Messi quedó neutralizado por el joven Varane, que consiguió frenarle limpiamente una y otra vez, demostrando el defensa francés ser clave, tanto en el encuentro de la ida como en este. Quien sí estuvo bien presente en el partido fue Cristiano, que dominó el encuentro y volvió a firmar el segundo gol, rematando la enorme faena de Di María, quien con una carrera impresionante llegó al área rompiendo por completo a la defensa culé. Varane puso la guinda con su gol después, un cabezazo que clavó en la escuadra de Pinto. El de la honra para el Barcelona llegó en el minuto 88 gracias a Jordi Alba, pero ya no había nada que hacer. El hueco en la final era del Real Madrid.

ALINEACIONES:

F.C. Barcelona: Pinto, Alves, Piqué, Puyol, Jordi Alba, Sergio Busquets, Xavi (Thiago 73´), Cesc (Villa 59´), Pedro (Tello 71´), Messi e Iniesta.

Real Madrid: Diego López, Arbeloa, Sergio Ramos, Varane, Coentrao, Khedira, Xabi Alonso (Essien 83´), Di María, Ozil (Pepe 78´), Cristiano e Higuaín ( Callejón 70´)

No hay comentarios: