7 de marzo de 2013

CHAMPIONS: Manchester United 1 – 2 Real Madrid. Hacia la Décima

Por Leticia del Valle Bonache @gazpachera



Un trallazo de Modric y un remate de Cristiano ponen al Real Madrid en la siguiente fase por la Champions. En un partido en el que ambos equipos demostraron ser grandes genios de la estrategia, una expulsión para el Manchester United y la salida de Modric en el Madrid terminaron de inclinar la balanza a favor del equipo español.

Con un resultado final de 2-3, el Real Madrid se planta en Cuartos en la Champions League, a la espera de conocer los futuros emparejamientos, que saldrán a la luz tras el sorteo del próximo 15 de marzo. El encuentro de ayer fue un choque de históricos, un partido con la emoción propia de las grandes noches europeas que enfrentan a grandes equipos de leyenda. 


Una mención especial se merece el estadio de Old Trafford, con un comportamiento del público ejemplar. Ya no solo por la acalorada bienvenida que le brindaron a su exjugador Cristiano, a quien recibieron incluso con carteles que le daban la bienvenida a su casa, sino también por el máximo respeto mostrado al rival, aplaudiendo a los jugadores madridistas cuando abandonaban el campo o brillaban en alguna acción puntual.

Se podría hablar de dos partidos distintos en uno solo. Ferguson ya había afirmado que, una vez que vio los últimos encuentros del Madrid contra el Barça, había encontrado la clave para frenar al Real Madrid. Y no mentía. El Manchester United se encomendó al contragolpe, esperando agazapado pero sin amedrentarse. Fútbol de guerrilla, podríamos decir, una forma de juego que bien conoce ya el Madrid. En este duelo de tácticas iguales, el vencedor de la primera parte fue el United, que supo bloquear al Madrid a la perfección.


El veterano Giggs estaba en la banda derecha, y tapó perfectamente a Cristiano. Los grandes de verdad nunca envejecen. Por activa o por pasiva, ya fuera Giggs o el despliegue de los diablos rojos, el hecho fue que Cristiano estuvo desaparecido toda la primera parte, quedándose sin espacios para moverse, al igual que hicieron con Ozil e Higuaín, que también quedaron encorsetados sin acceso a las bandas.

Pero no quedó ahí este despliegue táctico de los ingleses. Movimiento maestro el de Ferguson, que hizo que Welbeck se pasara los 45 minutos pegado a Xabi Alonso, mermando así la creatividad del Madrid, y obligando a que un Khedira que tenía que jugar de espaldas tomara la batuta del centro del campo. El gol del Manchester United no se hizo esperar entonces, un tanto en propia meta del defensa Sergio Ramos en el minuto 48. El Manchester United se cerró entonces aún más. 


El Madrid tenía poco que hacer ante tal repliegue, una dificultad que quedaba aún más acrecentada por la falta de movilidad que le habían impuesto los locales. Algo que cambió con la expulsión del jugador del United, Nani, rigurosísima, por juego peligroso y no tanto por agresión.

Entonces el United se cerró aún más si cabe. Cerrojazo. El Madrid debía aprovechar ahora su nueva ventaja numérica en pos del movimiento y la creatividad, para lo que Mourinho sacó a Modric. Acertó de pleno. Fue el mismo Modric quien se encargó de subir al marcador el primer gol del Real en el 66´ con un disparo fortísimo desde fuera del área, amén de recuperar así el centro del campo para el equipo español; una zona de la cancha que había sido ninguneada por el devenir del encuentro hasta entonces. 


El Madrid ya podía subir al área contraria con control. El segundo gol del Madrid llegó en el minuto 69 con un remate de Cristiano, previa genialidad de Ozil revolviéndose al borde del área para entregar después el balón a un Higuaín especialmente acertado, que puso el balón a ras de portería para su compañero en un pase maestro, digno de un súperclase. 




ALINEACIONES:


Manchester United: De Gea; Rafael (Valencia, 87´), Ferdinand, Vidic, Evra; Carrick, Cleverley (Rooney, 73´); Nani, Welbeck (Young, 81´), Giggs y Van Persie.

Real Madrid: Diego López; Arbeloa (Modric, 59´), Varane, Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Cristiano, Özil (Pepe, 71´), Di María (Kaká, 44´) e Higuaín.

No hay comentarios: