27 de febrero de 2013

Copa Libertadores: Barcelona (E) 1 - Boca Jrs 2

Por Juan Cuccarese @jcucca

Completando la segunda fecha del Grupo 1 de la Copa Libertadores de América, Boca Juniors debía visitar a Barcelona en Ecuador con la misión de sumar sus primeros puntos y posicionarse bien de cara a los próximos encuentros. En un encuentro parejo, Boca resolvió mejor en los últimos metros y se llevó el triunfo por 2 a 1 sin ser superior a su rival. De esta forma, comparte la segunda posición del grupo con Toluca.

Con algunos cambios en la formación, como el ingreso de Erbes, Colazo y Viatri, el conjunto de Bianchi afrontaba lo que parecería un duro encuentro frente a un buen equipo. El equipo de Gustavo Costas, por su parte, necesitaba sumar para colocarse como líder del grupo junto con Nacional. Por otro lado, las realidades de ambos equipos indicaban que no estaban jugando bien y que necesitaban urgentemente una victoria.

Quien comenzó con más ganas fue Barcelona, que proponía un juego rápido e incisivo por las bandas de la mano del lateral derecho Paredes. A los 22 minutos, De la Torre pudo abrir el marcador con un remate cruzado tras un desborde, pero el disparo se marchó junto al palo. Cuatro minutos después, quien asustó al equipo visitante fue Arroyo: tuvo un tiro libre cerca del área y remató fuerte y cruzado por abajo, pero tampoco pudo anotar.

A los 36 minutos, Barcelona anotó el primer tanto, pero el referí lo anuló a instancias del línea por una mano de Arroyo. El conjunto argentino era inferior a su rival, y recién reaccionaría a los 40 minutos. Viatri bajó una pelota bombeada para el “Burrito” Martínez, pero éste definió mal y la pelota se marchó cerca. Antes del entretiempo tendría una chance cada equipo, pero nada podrían hacer para cambiar el cero.

Para la segunda mitad, Boca salió más decidido y golpeó primero: a los 58 minutos, tras un córner, Burdisso bajó la pelota de un cabezazo y Martínez logró empujarla sobre la línea para poner el 1 a 0. Sin ser más, el Xeneize se adelantaba en el marcador.

Recién luego del primer gol, el equipo de Carlos Bianchi cambió de actitud. Se mostró con más ganas, y comenzó a atacar con más constancia y peligrosidad. Erbes se mostró efectivo en el medio, y Martínez desequilibraba, pero no todo era positivo: Viatri no acompañaba en la zona de arriba, y se mostraba desganado y cansado, como viene sucediendo hace varios partidos.

A los 62 minutos, sería el “Chiqui” Pérez el encargado de aumentar la ventaja. Tras otro córner, conectaría de cabeza para poner el 2 a 0 y dejar a Boca como segundo (le sacaba un gol de diferencia a Toluca) del grupo.

Hasta el final del partido, Boca pudo aumentar el resultado numerosas veces, pero la falta de efectividad y el desgano de algunos jugadores dejo las cosas como estaban. Así, en el minuto 91, llegó el penal para Barcelona: Clemente cometió un foul torpe en el área y posibilitó que Arroyo descontara. Con este 2-1, Boca relegaba la soledad en el segundo puesto y lo compartía con Toluca.

Boca ganó porque convirtió más goles que su rival, pero nada más. No fue superior ni lo apabulló como si hizo el Toluca en el primer encuentro. A no confundirse, gente: no hubo ningún cambio, y mucho menos una mejoría. El Xeneize recién se mostró con ganas luego de ponerse en ventaja, cosa que en un partido más complicado le podría haber jugado en contra. Bianchi tiene mucho que acomodar de cara a los próximos encuentros, sobre todo del medio para abajo. Por ahora, que tomen esta victoria como un punto de partida. 

Copa del Rey. F.C. Barcelona 1 – 3 Real Madrid. La verticalidad como argumento

Por Leticia del Valle Bonache @gazpachera


Finalmente ha sido el Real Madrid quien se ha hecho un hueco en la final de la Copa del Rey. En un partido tácticamente impecable, el Madrid se encomendó a su mantra de estos últimos días, ese “jugar como un equipo”, para conseguir un resultado final de 2 – 4 a su favor. Dos goles de Cristiano y uno de Varane tiñeron por un día el Camp Nou de blanco.

El partido empezaba caldeado. Los casi 100.000 espectadores del Camp Nou calentaron los motores cantando a capella su himno, una imagen impresionante y bastante intimidante para el visitante. Una fuerza y garra que se reflejó en los diez primeros minutos del partido, los únicos en los que el Barcelona fue superior a los blancos. Los blaugranas, con su once de gala, salieron enchufados, llegando a crear una ocasión clara en el minuto tres, un tiro cruzado de Messi a pase de Pedro que envió fuera de los palos.

Pero el guión estaba a punto de cambiar. Cerca del minuto 10, en uno de los ataques del Real Madrid, Piqué cometió un indiscutible penalti sobre Cristiano, que el propio luso se encargó de subir al marcador. El partido cambió por completo desde entonces. Este gol fue la llave para que el Real Madrid tomara fuerza, se organizara y aclarara su planteamiento, logrando así con ello lo imposible: dominar al Barça en su propio campo. Con un Madrid expansivo y fuerte al timón del encuentro, el final de la primera parte llegó con ese 0- 1 al marcador.

El Barça quedó entonces difuminado, sin lograr adaptarse a las circunstancias concretas del partido, algo que ayer el Madrid, con su gran planteamiento táctico, supo hacer a la perfección. En la segunda parte la hegemonía madridista fue aún más clara, con un Madrid que abría el campo a su antojo y que buscaba la verticalidad sin renunciar por ello al fútbol. Y es que no siempre vive este de la posesión, y no siempre de la posesión vienen los goles. Se puede hacer un gran encuentro jugando a la verticalidad. Quizá ahí radica el mayor de los méritos para los blancos: consiguieron estar plenamente cómodos manejando a su antojo un estadio como el Camp Nou.

Los culés siguieron fieles a su estilo, pero sin ninguna ferocidad. Xavi apenas hizo acto de presencia y el gran Messi quedó neutralizado por el joven Varane, que consiguió frenarle limpiamente una y otra vez, demostrando el defensa francés ser clave, tanto en el encuentro de la ida como en este. Quien sí estuvo bien presente en el partido fue Cristiano, que dominó el encuentro y volvió a firmar el segundo gol, rematando la enorme faena de Di María, quien con una carrera impresionante llegó al área rompiendo por completo a la defensa culé. Varane puso la guinda con su gol después, un cabezazo que clavó en la escuadra de Pinto. El de la honra para el Barcelona llegó en el minuto 88 gracias a Jordi Alba, pero ya no había nada que hacer. El hueco en la final era del Real Madrid.

ALINEACIONES:

F.C. Barcelona: Pinto, Alves, Piqué, Puyol, Jordi Alba, Sergio Busquets, Xavi (Thiago 73´), Cesc (Villa 59´), Pedro (Tello 71´), Messi e Iniesta.

Real Madrid: Diego López, Arbeloa, Sergio Ramos, Varane, Coentrao, Khedira, Xabi Alonso (Essien 83´), Di María, Ozil (Pepe 78´), Cristiano e Higuaín ( Callejón 70´)

26 de febrero de 2013

River Plate 3 - Tigre 2: Del banco a la Luna


Por Leandro Martín Dudkevich @mdudkevich



River derrotó 3-2 a Tigre, en un vibrante encuentro en el que Luna se vistió de héroe y permitió que River conservara la punta del Torneo Final 2013. Iturbe hizo su debut en la red.

Quien hubiese sintonizado la transmisión al minuto 35 del segundo tiempo, hubiese imaginado que el partido estaba ya acabado. Tigre consiguió plantear un partido muy inteligente y durante todo el primer tiempo demostró una marca y presión casi sin falencias.


Pese a un par de llegadas en ambos bandos, lo más relevante de la primera mitad, fue el choque entre Ledesma y Botta. Si bien fue casual, el “Lobo” sufrió un profundo corte en la nariz, acción por la cual el encuentro se detuvo unos minutos. Sin embargo, Ramón decidió mantenerlo en cancha.


En el segundo tiempo la historia fue distinta. En el arranque, Ledesma comenzó a sangrar nuevamente, por lo que el Pelado Díaz se decidió por el ingreso de Ariel Rojas. Minutos más tarde, un tiro libre en contra y una falla defensiva, culminó en el gol de Donatti.


A partir de ese momento, el equipo millonario comenzó a buscar mucho más el área rival, hubo un cambio de actitud notable, pero aún así no conseguía llegar a la igualdad. Tal como en la primera fecha, la fórmula parecía estar en el banco.


Llegando al minuto 40, una gran jugada individual de Mora (que sigue sin meterla pese a su gran aporte en el ataque) desembocó en un centro, y fue el “Chino” Luna, ingresado minutos antes, quien se encargo de poner la igualdad con un buen cabezazo cruzado. La ley del ex en todo su esplendor. En el banco se desató la ilusión y Ramón soñaba a los gritos: “Vamos que lo ganamos”.


Sin embargo esto era recién el comienzo, porque un par de minutos después, una nueva jugada de Mora, con remate al arco incluido, le permitía nuevamente al “Chino” Luna empujar la pelota dentro del arco. Estalló el Monumental. La gente ya deliraba de felicidad y aún quedaba tiempo para más. Esta vez fue el turno de otro de los ingresados, Juan Manuel Iturbe; sin el cansancio de la defensa visitante, el juvenil pasó sin problemas entre dos y con un zurdazo cruzado liquidó un partido que parecía perdido.

Ya en el descuento, Rubén Botta se fue temprano a las duchas luego de un codazo a Mercado. Si bien la falta estuvo bien sancionada, lo cierto es que Lunati debió haber expulsado también a Sánchez, por dos acciones anteriores contra el mismo Botta. ¿Quedaba tiempo para algo más? Si, Bottinelli regaló un penal al rechazar un centro con  la mano y Pérez García anotó el tanto para la estadística.


Un 3 a 2 impensado por todos, una victoria que no se hubiese conseguido meses atrás. El River de Ramón, todavía sin encontrar un gran nivel, tiene actitud, no da un partido por perdido y con esa mentalidad ganadora que tanto impone su DT, mantiene el invicto y la punta de Torneo. En esta oportunidad los tres puntos valen tanto como este camino que parece empezar a marcar el millonario, un camino de sacrificio y héroes, de búsqueda y gol. Esta historia no es un cuento Chino.

25 de febrero de 2013

Real Madrid: 7 días, 3 competiciones en juego: Copa del Rey, Liga y Champions

Por Leticia del Valle Bonache @gazpachera

Mañana martes comienza la semana más movida del año para el Real Madrid. Si ya de por sí un Clásico entre los dos eternos rivales siempre levanta revuelo, que se disputen dos Barcelona-Madrid en cinco días despierta un auténtico morbo entre los aficionados al deporte rey. Y si a esta ecuación le sumamos un partido de vuelta de Champions visitando Old Trafford la semana siguiente, el espectáculo está asegurado.


- 26/02/2013- Copa del Rey. Barcelona-Real Madrid. 22.00h (18:00 en Argentina)


- 02/03/2013- Liga. Real Madrid-Barcelona. 16.00h (12:00 en Argentina)


- 05/03/2013- Champions League. Manchester United-Real Madrid.  21.45h (17:45 en Argentina)



Mañana, Copa del Rey


El de mañana es, sin duda, el más importante de los dos Clásicos que van a disputarse. El Real Madrid sabe que la Liga es del Barcelona, y si bien ganar el sábado en el Bernabéu al líder de la tabla sería una gran victoria moral para los blancos, la verdad es que el encuentro que el Real Madrid necesita ganar para tener opciones en un trofeo español es este.

La ida, que terminó en empate a uno, ha dejado a ambos equipos con posibilidades. El Real Madrid ya ha recuperado a su defensa habitual, a la que no pudo alinear en el encuentro de ida por el cúmulo de bajas por lesión y sanciones. Esto sin duda supone una inyección de moral para los madridistas, que en ruedas de prensa están hablando de jugar como un equipo unido como clave para conseguir la victoria.

Pero no olvidemos que el Camp Nou pesa mucho para el visitante, que el Barcelona siempre es el Barcelona y que, después de su tropiezo en Champions contra el Milan, el F.C. Barcelona tiene un gran incentivo para hacerse con un hueco en la final de la Copa del Rey. Ambos equipos saldrán a por todas mañana, en una batalla que promete ser intensa y que, sin duda, traerá consigo la emoción propia de los grandes clásicos.

24 de febrero de 2013

Los afiches de Independiente cargando a Racing, torneo final 2013






 Vía: "Infierno Rojo"

All Boys 2 - Boca Jrs 0: Hola, ¿Dios?, ocupado

 
Por Juan Cuccarese @jcucca


Por la tercera fecha del Torneo Final 2013, Boca Juniors visitaba a All Boys en Floresta, con el objetivo de levantar nivel de cara a los numerosos compromisos que tendrá en dos semanas. Con un equipo de mayor renombre que el presentado en el partido anterior, daba la impresión de que el conjunto de Bianchi podía llevarse los tres puntos, pero el celular de Dios volvió a dar ocupado y el visitante cayó por 2 a 0. Ahumada y Vildozo (éste último de penal) anotaron los dos goles para el equipo de Pepe Romero, que superó a su rival ampliamente y mereció el triunfo.

Durante los primeros diez minutos del partido, All Boys se mostró contundente y organizado, pero Boca trató de sorprender constantemente con contraataques y con las proyecciones de Clemente y Albín. Con el correr de los minutos, la propuesta del equipo local se mantuvo, pero Boca fue decayendo y bajando su ritmo para ceder terreno a All Boys.

En la primera mitad, ambos equipos se repartieron equitativamente las chances de gol. Boca lo pudo tener primero, con un cabezazo de Burdisso, pero Cambiasso tuvo una rápida respuesta y contuvo la ocasión. Apenas unos minutos más tarde, el Burrito Martínez tuvo su oportunidad, pero la desperdició y le dio la chance a Vildozo de contraataque, aunque todo continuó en cero gracias a la intervención de Ustari.

Sánchez, uno de los jugadores más desequilibrantes del encuentro, complicó constantemente a la desordenada defensa Xeneize. Sobre los 37 minutos conectó con la derecha un centro rasante y cruzado de Montoya, pero la pelota se fue por arriba del travesaño. Por el lado de Boca, Ustari fue el jugador más regular pese a los dos goles en contra. Contuvo remates de todo tipo, y ahogó los gritos de Borghello y Sánchez repetidas veces. Sobre el final del primer tiempo, Erviti pudo convertir tras una buena combinación con Silva, pero el remate se fue muy desviado.

Para la segunda mitad, fue todo de All Boys. A los 6 minutos, Ahumada recibió una pelota sucia tras una jugada trabada y definió incómodo ante la salida de Ustari, para anotar el primer tanto del equipo local. Vale destacar lo del centrocampista, que lleva anotados 3 goles en 3 fechas.

Apenas cinco minutos más tarde, Sánchez cabeceó frente a Ustari y la pelota se marchó de emboquillada por arriba del travesaño. El local se mostraba ordenado y eficiente a la hora de proponer, y se reflejaba en las chances de gol. A los 14, Silva cometió un penal tras un córner. Vildozo, dos minutos más tarde, se encargó de cambiarlo por gol y sentenciar un encuentro que, por juego y mérito, siempre mereció All Boys.

No hubo tiempo para mucho más, apenas para alguna que otra ocasión no tan clara del local. Boca nunca reaccionó pese a los cambios ofensivos de su DT, y el resultado fue justo. Cuando parecía que se habían mejorado varias fallas defensivas, el Xeneize volvió a mostrar su talón de Aquiles. Habrá que mejorar mucho de cara a la triple competencia si Boca quiere pelear por algo.

18 de febrero de 2013

River Plate 1 - Estudiantes Lp 0: El Rey León

Por Martin Dudkevich @mdudkevich

Esta noche, por la segunda fecha del Torneo Final 2013, River venció por la mínima a Estudiantes de La Plata, en lo que fue el regreso de Ramón Díaz al Monumental después de casi 11 años. Trezeguet dijo presente en la red.

La previa del partido estuvo cargada de emociones. Por un lado, Ramón Díaz volvía a dirigir al club de sus amores, en el Monumental, y se iniciaba un nuevo capítulo cuyo antecedente inmediato fue la obtención del Clausura 2002 luego de un 5-1 contra Argentinos Juniors; por otro, lamentablemente la violencia dijo una vez más presente. Una filial millonaria se cruzó con barras de All Boys en la autopista Buenos Aires – La Plata y se produjeron algunos incidentes.


En el primer tiempo, pese a un par de ocasiones del equipo pincharrata, fue River quien supo marcar los tiempos y dominar la pelota. La apuesta del Pelado por Ariel Rojas fue acertada, ya que su ingreso aporto buen pie en el ataque por la zona central y las buenas actuaciones de Ledesma, Vangioni y Lanzini aportaron destellos interesantes de aquel juego que tanto quiere la gente.


Fue de esta manera que, después de una buena jugada colectiva, un centro de Rojas culminó en una gran definición de volea por parte de David Trezeguet. Pese a su gran rendimiento, poco pudo hacer Agustín Silva, y la pelota se clavó cerca del segundo palo. Con este tanto el Franco-Argentino cortó una racha de más de 5 meses sin poder anotar con River como local.


En el segundo tiempo, Adalberto Román no salió a la cancha, ya que se vio afectado por un malestar en la cadera y el DT prefirió no arriesgarlo; en su lugar González Pires se desempeñó de buena forma. Por otro lado, los locales bajaron notablemente las revoluciones y perdieron agresividad, se notó un poco el cansancio y en base a esto, Estudiantes intentó llegar a la igualdad; se animó más pero nunca presentó gran peligro para la defensa millonaria, que de a poco va mostrando mayor solidez.


Cuando faltaban quince minutos para el final, se dio el ingreso de Juan Manuel Iturbe por Manuel Lanzini. Luego de todas las idas y vueltas por su préstamo finalmente llegó el transfer y el juvenil tuvo un debut “casi” soñado. Casi, porque pese al increíble marco de gente que una vez más desbordó el Monumental, el chico estuvo a punto de convertir luego de una habilitación de Trezeguet. El arquero pincharrata le negó la posibilidad tapando un potente zurdazo.


Lo que más valió en esta ocasión fueron los tres puntos. El juego de a ratos deslucido es aceptable teniendo en cuenta que apenas van dos fechas del torneo. Sin lugar a dudas quedan muchas cosas para mejorar, como bien dijo el DT millonario, pero una cosa queda en evidencia: Este River promete, el cambio de actitud y mentalidad es una realidad y siguiendo este trabajo los objetivos estarán cada vez más cerca.

17 de febrero de 2013

Tigre 0 - Boca jrs 0: ¿Dónde hay un gol?

Por Juan Cuccarese @jcucca

Por la segunda fecha del Torneo Final 2013, un Tigre envalentonado por su rendimiento reciente recibía a Boca Juniors, que buscaba recuperarse de la caída copera ante el Toluca. El hecho de recibir al “Boca de Bianchi”, pese a que éste no está mostrando su mejor faceta, siempre es atractivo, y más aún si el rival viene jugando en un alto nivel (como en el caso de Tigre), por lo cual el partido prometía varias emociones. No fue así, de todas formas, lo que se vio en el campo de juego, y el partido terminó 0 a 0, un resultado justo en vista de que ninguno de los dos mereció ganar.

Si bien hubieron muy pocas chances (y de hecho no hubo ninguna ocasión clara de gol), el equipo del Virrey pudo rescatar una mejoría en la zona defensiva. Albín, asentado en la posición de lateral derecho, aportó claridad a una zona que traía dolores de cabeza hace rato. Por otra parte, el “Chiqui” Pérez aportó voz de mando a la defensa, aspecto en el cual Boca se mostraba con anemia luego de la partida de Schiavi.

Por su parte, Tigre se mostró muy dependiente del juego de Botta, pero no le alcanzó con el buen rendimiento del joven para superar al Xeneize en el trámite general. Tuvo poca posesión de la pelota y cedió el mediocampo a un rival que tampoco se mostró ingenioso a la hora del armado de juego.

Sobre los 19 minutos se dio una de las pocas jugadas peligrosas del encuentro. Guillermo “Pol” Fernández recibió tras un pase de Viatri y, sólo frente al arco, la envió por arriba del travesaño. A los 30 minutos, el que pudo convertir fue Tigre con un remate de Pérez García, pero Orión controló bien y desvió el tiro al córner.

Tigre la pasaba peor que Boca debido a su poca seguridad defensiva, pero el conjunto visitante tampoco aprovechaba estos huecos y atacaba con mucha imprecisión. Hacia el final de la primera parte, Boca parecía mejor perfilado de cara a la segunda mitad, pero Tigre aguantaba con algunos flashes de Botta y Peñalba.

Durante la segunda mitad, el partido cayó en un pozo aún peor que en la primera parte. Ningún equipo fue superior al otro, y el partido se asimiló a un tatetí en donde cualquiera de los dos pudo llevarselo de haber convertido.

El partido finalizó con empate en cero y la sensación de que, con un poco más de esfuerzo y precisión en la zona delantera, Boca podría haberse llevado los 3 puntos. De todas formas no cayó mal el empate, mucho menos al haber terminado el encuentro con la valla invicta. A este Boca le falta mucho aún para parecerse al del viejo Virrey, no hay que confundirse. Pero con trabajo se ajustan los detalles, y quizás este mezquino empate sea el punto de partida para comenzar a aceitar la máquina de Bianchi. Por lo menos, la valla invicta dio esa sensación.

14 de febrero de 2013

Real Madrid 1 - Manchester United 1: A mano

Por Leticia Del Valle Bonache @gazpachera



Será en Old Trafford cuando se decidirá cuál de los dos grandes de Europa pasará a la siguiente fase de la competición europea. En un partido en el que lo difícil era que no hubiera más goles, las porterías se llevaron gran parte del protagonismo. Ambos equipos hablan de una vuelta aún abierta y con todo por disputar, pero la realidad dicta que, aunque no es en absoluto imposible, este gol en contra en casa no es un buen resultado para el Real Madrid.

El Real Madrid salió al campo a darlo todo, tal y como demuestran las tres ocasiones encadenadas en los 5 primeros minutos, cuando Khedira (1´), Di María (3´) y Coentrao (5´) tiraron a puerta en busca del gol. La más clara de todas ellas fue la de este último, con un tiro que ya cantaba como gol todo el Bernabéu pero que De Gea consiguió despejar hacia el palo metiendo la mano in extremis. Enorme De Gea anoche, quien se empeñó en frustrar todos los esfuerzos madridistas, que llegaron a tener hasta quince ocasiones de gol.

No había nada decidido. El equipo blanco salió a controlar el encuentro, y en cuanto el Manchester United se abría, el Madrid sometía con sus llegadas, encontrando el espacio por la banda que defendía el joven Rafael de los Diablos Rojos. Pero los grandes no tienen miedo. Impulsados por Rooney y con el temible Van Persie siempre a la búsqueda del gol, el United sacó un as de la manga, Wellbeck.

Fue de él el gol a balón parado, en el minuto 10, con un Diego López que se adelantó en busca de un balón que esperaba más lento y con una defensa blanca más pendiente de la lucha que de la pelota. Por suerte para el Madrid el gol no tardó mucho en llegar. Diez minutos después del de Wellbeck, en el 20´, Cristiano metió de cabeza con un espectacular salto a pase de Di María desde la izquierda. Al llegar el descanso, el empate sabía a poco. El entusiasmo madridista de cara a portería y la certeza de que un grande de la estrategia como el United es siempre imprevisible hacían casi imposible pensar que ese sería el resultado final.

En la segunda parte el guión cambió. El Madrid aún dominaba la posesión del balón, pero no encontraba la vertical ni buscaba profundidad. El equipo español se quedó sin imaginación, estaba encorsetado, con la delantera esperando un balón que nunca llegaba. Mourinho sabe que los huecos no se abren solos, y es por eso quizá que decidió sacar a Modric, buscando así una movilidad y velocidad que tampoco llegaron con el cambio. El Manchester se encomendó a la especialidad de su entrenador, la estrategia, cerrándose y buscando una contra que tampoco llegó a cuajar.

ALINEACIONES:

REAL MADRID: Diego López, Arbeloa, Varane, Ramos, Coentrao, Alonso (Pepe 84´), Khedira, Di María (Modric 75´), Ozil, Ronaldo, Benzema (Higuaín 60´)

MANCHESTER UNITED: De Gea, Rafael, Ferdinand, Evans, Evra, Jones, Carrick, Wellbeck (Valencia 73´), Rooney (Anderson 84´), Kagawa (Giggs 64´), Van Persie.

7 de febrero de 2013

Suecia 2 - Argentina 3: Adelante te destroza



Por Juan Cuccarese @jcucca

En el marco de una atractiva fecha FIFA (en la cual también se enfrentaron Inglaterra-Brasil y Holanda-Italia), Estocolmo era la ciudad elegida para albergar la primera presentación del año de la Selección Argentina. El altísimo nivel de Lionel Messi era uno de los motivos que, luego de un tiempo, reavivaron el interés de la gente por la Albiceleste; y en esta ocasión se cruzaría con el siempre atractivo juego de Zlatan Ibrahimovic, lo cual agregaba aún más expectativa al partido.

Sabella optó por una formación con bastante peso ofensivo, mientras que el conjunto dirigido por Hamrén planteó un esquema para contrarrestar los constantes ataques argentinos que no funcionó. Argentina se puso arriba rápidamente, ya que a los 2 minutos Higuaín anotó el primer tanto tras una buena jugada de Di María.

Fiel al estilo de Sabella, la Selección se caracterizó por la rapidez en los contraataques y la posesión de pelota. Dominó ampliamente a su oponente en el primer tiempo, especialmente en la primera media hora. El juego se desarrolló por completo en el campo sueco, en gran parte gracias al trabajo del mediocampo argentino.

Aún con el gran dominio argentino, Suecia llegó al empate rápido. A los 17 minutos, Olsson conectó un buen centro con un potente cabezazo y descolocó a Romero. Lo que a priori preocupaba al elenco nacional terminó siendo la única arma de Suecia para desequilibrar, ya que Ibrahimovic no tuvo un buen partido. Kallstrom tuvo algunas intervenciones interesantes por la banda derecha, pero no alcanzó ya que Argentina se puso arriba nuevamente un minuto más tarde.

A los 18, un pase largo coincidió con un fallo a la hora de cubrir por parte de la defensa sueca, y el Kun Agüero recibió sólo en el área contraria, para picarla con la categoría de siempre y poner el 2 a 1 para el visitante. Nueve minutos después, Higuaín (nuevamente) sería el encargado de anotar el tercer tanto: luego de un fuerte remate de Messi, el delantero capturó el rebote y aventajó aún más al equipo argentino, que parecía perfilado a golear.

Durante gran parte de lo que restó del encuentro, Argentina tuvo la posibilidad de abultar el resultado. La mala fortuna y una dudosa decisión del árbitro en una chance de Messi hicieron que el resultado quedara 3 a 1 hasta el último minuto de adición, cuando Suecia descontó con un golazo de tiro libre por parte de Elm. Si bien el equipo de Sabella dominó con mucha tranquilidad, Suecia se despertó en la segunda etapa y animó un encuentro que parecía apagarse lentamente.

En definitiva, vale rescatar el funcionamiento colectivo. El primer tiempo fue de lo mejor que se ha visto en mucho tiempo: un equipo con posesión, veloz y contundente, que arrolló a su rival y pudo golear. A su vez, no hay que enceguecerse y reconocer los errores propios. La defensa sigue siendo la misma, endeble y poco segura. Hay tiempo y nombres para corregir el problema antes de lo que realmente importa: el Mundial. La ilusión está, como siempre. Y más aún con este poderío ofensivo.