17 de abril de 2013

El Cardiff logra el ascenso a la Premier League



Cardiff, líder de la Championsip no pasó del empate ante el Charlton, pero se vio beneficiado por la derrota frente al Millwall (1-0) de Watford, tercero en la tabla y al que supera en trece puntos. Hull, descendido de la Premier la pasada temporada, aspira al retorno a la máxima categoría, aunque perdió frente el Wolverhampton. Es segundo en la clasificación, a siete puntos del Cardiff pero con una ventaja de seis frente al Watford. Además, el último de la tabla, Bristol City, perdió en su campo ante el Birmingham y certificó su descenso a la tercera categoría. Este pronóstico era posible en las apuesta de Betfair, pero de cualquier manera es una gran alegría para este país.

Ahora, Cardiff necesita sumar una victoria en sus últimos tres partidos para ascender como campeones.

El Hull, descendido de la 'Premier' el pasado curso, aspira al retorno a la máxima categoría, aunque perdió frente el Wolverhampton. Es segundo en la clasificación, a siete puntos del Cardiff pero con una ventaja de seis frente al Watford.

14 de abril de 2013

San Martin (sj) 6 - Eso que parece Boca 1



Por Juan Cuccarese, mas bostero que nunca @jcucca

Antes de comenzar, vamos a aclarar algo. Esto no es de ninguna manera un “que se vayan todos”. Esto no es así ahora, no era así antes y no será así nunca en la historia del hincha Xeneize. Nosotros alentamos, que hablen de más los otros. Esto es un “están jugando en Boca, dense cuenta”. Por que pese a todo, la hinchada va a estar alentándolos. Por que confíamos que van a dar vuelta esta situación. Por que, aunque se esfuerzan en hacerle creer al resto que no, la camiseta que están vistiendo está cubierta de gloria.

Boca Juniors, el mismo que supo ganarle al Milan y al Real Madrid para alzar la Intercontinental, perdió 6 a 1 con San Martín de San Juan por la novena fecha del Torneo Final 2013. No vamos a entrar en excusas, por que sinceramente no hay. A hacerse cargo, viejo. Por una vez, haganse cargo. Boca no es lo que se vio en la cancha hoy. Boca no pierde 6 a 1 con San Martín de San Juan. Y principalmente, Boca no es un equipo sin actitud, sin huevos. Boca es otra cosa.

A los tres minutos, San Martín ya ganaba 1 a 0. Un arranque así jamás augura algo favorable. Pero tampoco justifica un 1-6. Con el segundo gol del local ya asentado, el Xeneize tuvo una chance de descontar, por intermedio de un penal (inexistente) a Cellay. Silva se hizo cargo para poner el 1-2, y los hinchas pensaron que quizás era la oportunidad de dar vuelta el partido. Y no.

Finalizando el primer tiempo, la lamentable actuación Xeneize y el gran juego desplegado por San Martín decretaban un lapidario 1-4. Y, así y todo, el hincha de Boca seguía cantando, gritando y con esperanzas de que esto se podía revertir. Y no. Porque el que estaba en la cancha, no era Boca. Osorio (en dos oportunidades), Luna y Landa habían anotado para el local, mientras que Santiago Silva había descontado para el equipo de Bianchi.

Para el segundo tiempo, la pesadilla no sólo continuó, sino que hasta se hizo más grave. Porque los jugadores salieron con miedo, o al menos eso parecía. Salieron más hundidos que en la primera parte, casi esperando que termine rápido este partido. Y se comieron dos más.

Osorio nuevamente y Penco fueron los encargados de poner el 6-1 que nadie quería creer que era cierto. Y no fue más porque el palo y algunas malas definiciones colaboraron con el pobre Xeneize. Que no era Boca, al parecer, porque no le importaba perder tan desastrosamente. Finalizó el encuentro así, como si fuera uno más. Y no es uno más. HAGANSE CARGO, muchachos.

Reitero: esto no es un “que se vayan todos”. Es un “están jugando en Boca, dense cuenta”. Por qué con estos jugadores, no se nota que es Boca el que sale a jugar. Donde estaba Palermo, ahora tenés un Silva desganado, un Viatri que parece arrastrarse. Donde estaba Bermúdez, tenés un Caruzzo, que parece que juega a perder. Donde estaba Serna, tenés un Somoza (por más que hoy no haya jugado). Donde estaba Ibarra, tenés a Cellay. Donde estaba Clemente, tenés a Clemente en Esperanto. Donde estaba Boca, tenés esto. Que ya no se como se llama. Pero que, espero, cambie. De una vez por todas: VUELVAN A SER BOCA. Nosotros vamos a estar ahí, siempre. Alentando, como la historia manda.

8 de abril de 2013

Boca jrs 0 - Lanús 0: No se perdió



Por Juan Cuccarese @jcucca

Se puede rescatar que no se perdió. En tiempos difíciles, hay que verle el lado positivo a las cosas, y hoy es una de esas ocasiones. Boca no atraviesa su mejor momento futbolístico, y eso está clarísimo. Por tanto, rescatar un punto ante el líder del torneo debe ser visto como lo que es: algo positivo. El análisis futbolístico viene después. Boca y Lanús empataron 0 a 0 en La Bombonera, en un partido parejo y monótono. El Xeneize fue un poco más que el puntero, pero no alcanzó y ambos se llevaron un punto.

La primera clara la tuvo el equipo de Bianchi: a los 14 minutos, Román sacó un buen remate de tiro libre, pero Marchesín tapó bien. El local se mostraba ordenado y sólido, mientras que Lanús presionaba bien en la salida. Diez minutos más tarde, Román tuvo una nueva chance con un buen derechazo desde lejos, pero la pelota se fue besando el palo. A la siguiente jugada, Blandi tuvo una oportunidad pero su remate dio en el palo. Boca llegaba bastante y el visitante no lograba responder.

Durante el resto de la primera parte, el equipo de los mellizos Schelotto anuló los intentos de Boca y buscó la contra, pero no pudo tener ocasiones claras de gol. Ambos equipos se cuidaron mucho del tanto ajeno, y por eso se fueron al descanso en cero.

Para la segunda parte, Lanús salió más decidido, pero tampoco tuvo oportunidades de convertir. Algunos centros pudieron complicar al Xeneize, pero Orión respondió bien descolgando siempre. El local, por otra parte, tuvo un par de chances más pero tampoco logró anotar.

Pasado el cuarto de hora de la segunda etapa, Sánchez Miño tuvo su oportunidad con un buen remate en el área, pero Marchesín (una de las figuras del partido) respondió correctamente. Apenas ocho minutos más tarde, “Pol” Fernández remató de zurda desde lejos, pero el arquero del Granate volvió a salvar a su equipo.

De allí al final, ninguno pudo sacar diferencias. El cuadro de los mellizos se defendió bien y tuvo alguna contra aislada; mientras que Boca se diluyó y dejó pasar el tiempo. El partido finalizó 0 a 0, y colaboró un poco con cada equipo. Así las cosas, Lanús sigue puntero gracias a la derrota de Newell’s. A su vez, Boca corrigió ALGUNAS falencias defensivas (no nos confundamos muchachos, es un partido) y tuvo un buen partido, pero el resultado no sirvió tanto. Queda clarísimo que el Xeneize está demasiado lejos de la pelea, por lo cual deberá enfocarse en la Libertadores, donde ya clasificó a Octavos faltando una fecha. Xeneize, atención

4 de abril de 2013

Boca jrs 1 - Barcelona (e) 0: Un regalo de cumpleaños


Por Juan Cuccarese @jcucca


Un regalo de cumpleaños. Eso necesitaba Boca, y eso consiguió. En un momento complicado del club, con un rendimiento pobre y pocos resultados, el partido ante Barcelona de Ecuador asomaba a priori como uno de los más importantes; sobre todo porque podía dejarlo muy bien parado para clasificar a los octavos de final. Y llegó el regalo: Boca ganó 1 a 0, tuvo tramos de buen fútbol y se ubicó (por lo menos hasta mañana) en la primera posición del Grupo 1.

El Xeneize arrancó motivadísimo, y motivos no le faltaban: volvía Román, la Bombonera estaba de fiesta y la victoria significaba acomodarse en la tabla. Y golpeó rápido. A los 8 minutos, tras un córner, Ledesma bajó la pelota de cabeza y llegó Nicolás Blandi para empujarla (con la mano, pero sin intención) y poner la ventaja en el marcador. 

La rápida conquista empujó al Xeneize, que comenzó a manejar los hilos del juego. Por momentos se vieron asociaciones brillantes, buenas triangulaciones y, sobre todo, una idea futbolística, que hace rato no se veía. Riquelme, condicionado físicamente por su regreso casi obligado y un tirón en los primeros minutos, se mostró rápido y colaborativo. Blandi tuvo un partido increíble, desequilibrando constantemente. Y el Barcelona cedió terreno, jugando en un nivel bajo y sin el aporte habitual de Damián Díaz.

A los 22 minutos, el Burrito Martínez tuvo una buena chance con un remate fuerte desde el borde derecho del área, pero Banguera despejó bien. Ocho minutos más tarde, Blandi pudo haber mojado nuevamente tras un centro de Somoza, pero su cabezazo se estrelló contra el travesaño.

Boca se fue al entretiempo con una enorme ventaja, que si bien no se reflejaba en el resultado, amenazaba con aumentar durante la segunda etapa. Barcelona no podía hilvanar una jugada, y dependía mucho de los desequilibrios de Arroyo, un buen jugador con algunos problemas temperamentales.

Para la segunda mitad, Boca relegó terreno, como viene siendo costumbre. De todas formas, el visitante no supo aprovechar la tenencia del balón, pero inquieto al equipo de Bianchi más que en el primer tiempo. El local pudo haberse puesto 2-0 a los 54, cuando “Pol” Fernández desbordó a varios rivales, pero el remate se le fue muy alto.

La victoria parecía segura pese a que la ventaja era mínima, pero durante los últimos diez minutos Boca debió sufrir. A los 80, Matamoros sacó un buen disparo, pero Orión respondió sobriamente como todo el partido. Y la polémica, que ya se había instalado luego del gol “con la mano” de Blandi, apareció nuevamente a los 84.

En un mano a mano contra Orión, Damián Díaz quedó bien posicionado para el gol, pero Caruzzo llegó desde atrás y cometió una falta brutal. El árbitro decidió no sancionar la pena máxima en una elección muy controvertida, y salvo al Xeneize del posible empate. Así finalizó el partido, con el triunfo por la mínima para el local.

No hay que exagerar la situación. Se consiguieron los tres puntos, que eran necesarios para la clasificación; y por momentos se jugó bien. Pero los errores de siempre aparecieron nuevamente: desacoples defensivos, falta de intensidad y recaída durante la segunda parte. A trabajar Xeneize, que todavía falta mucho.

3 de abril de 2013

River Plate 1 – Vélez Sarsfield 1: Repartieron los puntos

Por Leandro Dudkevich @mdudkevich


Esta tarde en el Monumental, River empató sin goles con Vélez Sarsfield por la séptima fecha del Torneo Final 2013, y dejó una pálida imagen en cuanto al rendimiento general que sigue sin ser el esperado por los hinchas.

En el comienzo del campeonato, los resultados acompañaban al equipo de Ramón Díaz, y esa fue la razón por la cual se dejaban pasar los errores en la defensa y la falta de juego propias de un arranque de torneo. Semanas más tarde, River sigue luchando la punta, pero definitivamente es un equipo muy irregular, que tiene más garra que fútbol.


Uno de los puntos más flojos de este River es la defensa, y a pesar de que hoy mantuvo el cero, no da garantías y genera desconfianza. A los pocos minutos de comenzado el partido, Federico Insúa tuvo una clara chance ante que Barovero supo contener. A partir de ahí, se dio un show en el que tanto Bottinelli como González Pires no dejaron de salir jugando utilizando pelotazos innecesarios.


A pesar de esto, hasta la primer media hora de juego, se vieron cosas interesantes por ambos lados. Hubo un ida y vuelta constante y parecía que se venían varios goles. Cuando se estaba llegando al final del primer tiempo, comenzaron a verse errores en los pases y ahí fue cuando “la garra” se impuso ante el juego y el Pelado decidió mandar a calentar a los suplentes.


El principio del complemento fue menos vistoso que la primera parte. River salió a la cancha con Abecasis por Mercado con la idea de llegar más al arco rival, pero las imprecisiones siguieron y salvo un par de chances claras que no supo aprovechar, no demostró mejoría alguna. Para intentar cambiar esto, el DT millonario optó por el ingreso del “Chino” Luna y Juan Manuel Iturbe por David Trezeguet y el uruguayo Mora, quien venía siendo junto con Vangioni, los que más aprovechaban las pelotas a favor.


Esta vez los cambios no surtieron gran efecto, el partido no tuvo emociones y el resultado fue un triste 0 a 0. Habrá mucho trabajo en la semana, Ponzio y Bottinelli llegaron a la quinta amarilla y se perderán el encuentro con Racing en Avellaneda. Sin mucho recambio en la defensa y perdiendo a uno de sus mayores exponentes la preocupación es grande.


Todavía queda mucho por delante, pero la presión empieza a hacerse notar. Ramón Díaz evaluará si hace falta un nuevo cambio de esquema o si continua jugando sin enganche. En el reside la responsabilidad de encontrar aquellas armas que le permitan a River mejorar su juego y volver al camino de la victoria.

Independiente 1 - Boca jrs 1: No les sirve


Por Juan Cuccarese @jcucca

Una pesadilla. Eso pareció el partido de hoy. Porque Boca arrancó mal, con un penal en contra y una expulsión. Porque pareció recuperarse luego, poniendose en ventaja. Y porque apareció finalmente el Boca de siempre, el apagado, el que sale a cumplir con el partido y listo. Así no se puede ganar. Así no se puede llegar a nada. Así, Boca no es Boca. El Xeneize empató 1 a 1 con Independiente en Avellaneda, y se alejó aún más de la lucha por el campeonato.

Independiente arrancó incisivo, algo que sería una constante del partido, atacando con Caicedo como estandarte. El delantero tuvo un mano a mano con Orión apenas un minuto luego de empezar, pero el arquero Xeneize respondió con efectividad. Tres minutos más tarde, Laverni le anularía un gol a Silva por offside (bien cobrado).

A los 10 minutos, luego de un buen ataque de Ledesma minutos antes, llegaría la primera polémica: penal para Independiente por falta de Pérez. Bien sancionado por Laverni, aunque muchos quedaron con dudas, ya que el defensor Xeneize llega a destiempo. Un minuto más tarde, el Rolfi Montenegro tomó la pelota para hacerse cargo, pero Orión se tiró bien y contuvo la pena máxima.

Apenas seis minutos más tarde, Laverni tomaría otra decisión importante: expulsión a Cellay por cortar una “ocasión manifiesta de gol” de Independiente. Hubo mucha discusión sobre esta jugada, ya que el delantero del Rojo no venía con pelota dominada, pero de todas formas la sanción estuvo bien. Boca se quedaba con 10 y comenzaba a relegar el partido. Unos minutos más tarde, Leguizamón tuvo una buena ocasión, pero Orión respondió efectivamente.

El equipo de Gallego seguía llegando de la mano de Caicedo, pero no podía convertir. Tuvo varias chances, pero Agustín Orión continuó con su gran labor y se erigió como la figura del encuentro. Y en el momento que más atacaba Independiente, llegó el mazazo.

A los 38, tras una gran jugada de Sánchez Miño con posterior centro, Silva cabeceó bien y puso el 1 a 0 para el Xeneize. Así, Boca se iba al entretiempo con una buena ventaja, sobre todo considerando la superioridad numérica de su rival. Al salir para el segundo tiempo, fue expulsado Carlos Bianchi por demorar más de 15 minutos.

Sobre los dos minutos, Orión contuvo otro remate más del local, esta vez de Mancuello. Independiente llegaba mucho pero no podía efectivizar las chances. El Rolfi también tendría su chance a los 15, pero su disparo rebotaría en la defensa de Boca.

Cuando parecía que el Rojo estaba destinado a no convertir, llegó el empate. Farías tuvo un mano a mano (en offside clarísimo, casi un metro adelantado) que Orión tapó muy bien, pero Morel Rodríguez llegó desde atrás para hacer cumplir la ley del ex y poner el 1 a 1 definitivo. Empate merecido para un equipo que había buscado constantemente y no ligaba, aunque debía haber sido anulado por Laverni (que dicho sea de paso, no tuvo su mejor partido).

A los 24 minutos, Sánchez Miño tuvo una buena oportunidad con un disparo lejano, pero Rodríguez rechazó bien para evitar la ventaja. De allí en más, Boca no tendría ninguna otra ocasión, ya que se replegaría para contener los repetidos ataques de Independiente.

La más clara que tuvo el conjunto de Avellaneda fue a los 36, cuando Benítez recibió sólo frente al arco y remató muy alto. Luego, Villafáñez y Montenegro tuvieron sus oportunidades, pero tampoco pudieron convertir. Llegó el final del partido, y ambos equipos se llevaron un punto que no le sirve a ninguno.

No fue negocio el resultado. No lo fue porque Independiente sigue en descenso, y porque Boca sigue sin ganar (y llega a los 6 seguidos por AFA sin conseguir victorias). No lo fue porque Boca jugó con uno menos y el Rojo no pudo aprovechar eso, y tampoco lo fue porque el Xeneize pudo haberlo ganado y se metió atrás. Queda mucho trabajo por hacer, y el tiempo aprieta. Apurate, Boca.